Dios, hombre, diablo

Dios creó las estrellas para que el hombre pudiese nombrarlas e inventar así las palabras que hoy encontramos en el diccionario.

Dios creó al hombre para tentar al Diablo. Es mentira que haya sido al revés…

Pero, ¿y Dios? ¿Quién lo creó, quién lo inventó, dónde podemos encontrarlo?

.
.
.

¿…te atreves a seguirme al infierno?



Publicado por

Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez

De vez en cuando reapareces. Esperas a que esté distraída, me acechas como un recorte amarillo que no sé de dónde saqué y entonces reapareces, sólo en ciertas ocasiones, precisamente cuando creo ya no extrañarte, me acompañas por breves instantes y de inmediato te disuelves, te haces espuma callada... Puede que siempre estés ahí y yo ni siquiera te note.

Deja un comentario