Ana Segovia: Un cumple muy singular (cuento)

Ana Segovia – Un cumple muy singular (cuento)

En exclusiva para AntologArte, Literatura Infantil y Juvenil.

Ilustración: abtuno.

TodoMePasa.com

 

Para Mariana Villanueva.

Ana Segovia: Un cumple muy singular. Ilustraciones: Abtuno. Para AntologArte, Literatura Infantil y Juvenil, de TodoMePasa.
Ana Segovia: Un cumple muy singular. Ilustraciones: Abtuno. Para AntologArte, Literatura Infantil y Juvenil, de TodoMePasa.

Lilia miraba por la ventana, parecía que iba a llover pues el sol se estaba ocultando atrás de una nube.

—Lilia –preguntó la madre–, ¿quieres salir a dar un paseo?

—No, mamá, ¿no ves que va a llover?

—¿Cómo crees? El sol se ha metido detrás de esa gran nube, pero no hay más nubes como para que llueva.

—¿No ves cómo se ha oscurecido todo y se siente la humedad de la lluvia? –replicó Lilia, molesta.

—Está bien, Lilia, si no quieres no salimos…

***

Al día siguiente era sábado y Lilia cumplía trece años. Su madre y su padre le querían dar una gran sorpresa. Así que al despertar la niña sintió que algo se movía encima de su cuerpo, brincaba y hacía ruidos raros.

—¡Un perro! ¡Qué padre! ¡Está chiquito y es muy simpático! Gracias, papá; gracias, mamá.

—¡Qué bueno que te gusta! ¿Verdad que es precioso? –dijo la madre.

Pero Lilia, cuando lo tuvo un rato entre sus manos y escuchó las palabras de su madre, lo pensó dos veces y dijo:

Ana Segovia: Un cumple muy singular. Ilustraciones: Abtuno. Para AntologArte, Literatura Infantil y Juvenil, de TodoMePasa.
Ana Segovia: Un cumple muy singular. Ilustraciones: Abtuno. Para AntologArte, Literatura Infantil y Juvenil, de TodoMePasa.

—Oye, pero qué feo olor sale de su boca, ¿siempre va a estar babeando así?

—Pues así son los perros, no usan baberos como nosotros –respondió la madre.

—Sí, ya lo sé… Lo que quiero decir es que, ¿qué voy a hacer con él si babea tanto?

—Pues jugar, Lilia, y si no quieres no juegues cerca de su hocico. Eso es todo.

—Mmm, mmm… –musitó la niña y dejó el perro en el suelo diciendo:

—Tengo hambre. Quiero unos deliciosos hot cakes –sus padres sonrieron.

—Como hoy es tu cumpleaños –declaró el padre–, los tres desayunaremos hot cakes.

La madre bajó a la cocina a preparar el desayuno y después de un rato gritó:

—¡Lilia, ya están listos los hot cakes! Ven a desayunar.

Lilia dejó al perro encerrado en su cuarto y bajó:

—¿Por qué no traes al perro para que lo veamos jugar? –preguntó la madre.

—Ay, no, mamá. Quiero saborear mis ricos hot cakes sola. No vaya a ser que me los babee.

—¡Ay, Lilia! –se quejó la madre.

Ya en la mesa Lilia exclamó:

—Yo quiero el hot cake más redondo.

—Ten, Lilia, aquí está— respondió la madre poniéndole el plato enfrente.

Su padre apareció, entonces, recién bañado, y se sentó a la mesa. Su esposa le sirvió su plato.

—Mmm, huele delicioso y qué bien te quedan –dijo muy satisfecho. A lo que Lilia refunfuñó:

Ana Segovia: Un cumple muy singular. Ilustraciones: Abtuno. Para AntologArte, Literatura Infantil y Juvenil, de TodoMePasa.
Ana Segovia: Un cumple muy singular. Ilustraciones: Abtuno. Para AntologArte, Literatura Infantil y Juvenil, de TodoMePasa.

—A mí no me lo diste tan bonito. ¡Mira, ya hasta está frío!

Su madre lo recalentó pero Lilia se lo comió con desgana.

—¿Qué vamos a hacer hoy que es mi cumpleaños?

—¿Qué se te antoja, Lilia? –inquirió su padre.

—Pues, no sé, ir al zoológico, a la feria, al cine…

—Me parece muy bien. Entonces arréglate para salir temprano y hacer todo lo que nos alcance el tiempo.

La madre se acercó a la mesa y le dijo:

—¿Adivina qué, Lilia? Tu abuela te mandó un regalo. Ten, ábrelo.

Entre los papeles surgió un lindo vestido a la moda. Justo lo que Lilia había querido tener. Se lo probó y le quedó muy bien. Era cómodo, sencillo y elegante.

—¡Uy, qué guapa, Lilia! ¡Qué chica tan moderna! —exclamó su padre.

—Te queda perfecto –expresó su madre.

—Sí, ¿verdad?

Lilia se empezó a poner nerviosa otra vez.

—Pero mira, aquí tiene una especie de arruga. Qué feo se ve. No puedo salir así a la calle. ¡Qué pena!

—Pero Lilia, no exageres –dijo el papá.

—No exagero, papi. ¿A ti no te daría cosa verte así? No, no quiero ponérmelo y no quiero salir a pasear. Prefiero quedarme en casa con ese perro baboso, sola en mi cuarto.

Para ese momento, Lilia ya estaba ofuscada. Con el ceño fruncido y los brazos cruzados se quedó mirando fijamente un punto sobre la mesa.

—Lilia, hija, no seas absurda. Puedes ponerte otra cosa y festejar tu cumpleaños como lo habíamos planeado —suplicó la madre.

—Pero no quiero. Todo sale mal: el perro, el hot cake y el vestido. Todo termina siempre arruinándose. ¡Qué feo es, además de eso, cumplir trece años! ¡Qué horror! –y Lilia se puso a llorar.

Sus padres se acercaron pero ella se levantó y se subió y encerró en su cuarto.

—¡ Déjenme en paz! –gritó desde adentro.

Lilia lloró un gran rato abrazada al pequeño perro que gemía junto con ella. Nadie la comprendía. Poco a poco se fue quedando dormida.

***

Ana Segovia: Un cumple muy singular. Ilustraciones: Abtuno. Para AntologArte, Literatura Infantil y Juvenil, de TodoMePasa.
Ana Segovia: Un cumple muy singular. Ilustraciones: Abtuno. Para AntologArte, Literatura Infantil y Juvenil, de TodoMePasa.

En su sueño, Lilia estaba sola en su cuarto. Ese día era su cumpleaños y se había despertado al escuchar los ruidos de alguien en la puerta. Pensó que entrarían sus padres para felicitarla, pero nada pasó. Lilia se levantó y fue a la cocina. Allí se encontró a su madre, quien le dijo:

—Buenos días, Lilia. Ya sé que hoy es tu cumpleaños pero no tengo nada para ti. Ayer había un perrito muy gracioso en la tienda pero babeaba todo el tiempo ¡Qué asco! Iba a ensuciar toda la casa, así que mejor lo dejé ladrando en la tienda.

Su padre llegaba a desayunar recién bañado:

—Hola, Lilia. Ya sé que hoy es tu cumpleaños. Quizás quieras salir a pasear, ¿pero no te parece que va a llover? Con la lluvia vamos a manchar el coche de lodo, llegaremos tarde a cualquier lado y nos mojaremos. Creo que es mejor que te quedes en casa y te ahorres un buen catarro. ¡Feliz cumpleaños!

Entonces, su madre intervino:

—Bueno, Lilia, tuviste suerte. Tu abuela te mandó un regalo. Ya ves que nunca se olvida de ti. Ten, ábrelo.

Lilia sacó el mismo vestido moderno idéntico al que le había mandado su abuela. Por lo menos tendría un bonito vestido. Pero su madre al verlo dijo:

—¡Uy, tu abuela sí que se modernizó. Se pasa, ¿no? A ver, pruébatelo.

Cuando Lilia tenía puesto el vestido, su padre le dijo:

—Mmm, no me gusta que te veas tan atractiva, es muy audaz para tu edad. Está muy corto. Los chicos te van a estar molestando en la calle y a ver si no hay un desgraciado que te insulte.

—¡Lilia! ¿Ya viste? Tiene una arruga espantosa aquí por el bolsillo. Como que no está bien terminado. Si no fuera por eso parecería un vestido fino. Pero no lo es.

—Pero mamá –replicó Lilia–, casi ni se nota…

—No, no. No quiero que piensen que yo te visto con ropa de segunda. Mejor se lo regalamos a Doña Pachi. Tiene una hija de tu edad y nos lo va a agradecer. Tú mereces mejores galas, hija. Dámelo, se lo voy a dar mañana que la vea.

—Pero, mamá… no es justo –se oyó apenas protestar a Lilia.

—Nada, nada. Tú pórtate como una niña buena. Te voy a hacer tu desayuno y te lo llevo a la cama.

—Sí, quiero unos ricos hot cakes bien redondos y calentitos. Te salen tan bien…

—Qué va, hija. Me salen muy feos, y cuando los sirvo ya están fríos. Mejor te hago unos huevos revueltos como siempre, con sus frijolitos y tortillas. Esos no tienen que salir perfectos.

—No importa que los hot cakes no estén redondos, de todos modos me los voy a comer.

—De ninguna manera. Anda, vete a tu cuarto. Ahora te llevo tu desayuno.

Lilia regresó a su cuarto muy desanimada. Parecía un día como cualquier otro, pero era peor, mucho peor. Se metió en la cama. Ni siquiera había un perro que la consolara. No existía ningún plan para su cumpleaños, y aunque el sol empezara a salir de la oscura nube, ella no festejaría su cumpleaños. Se quedaría en casa rumiando los huevos revueltos de siempre. Nada tenía que ver ese día con su onomástico.

Su madre apareció con la bandeja del desayuno y se la puso sobre las piernas:

—Anda, m’hijita. Desayuna tranquila. Hoy vamos a relajarnos. Tu padre y yo queremos estar contigo en casa. Aunque él ya se bañó se quedará aquí sin salir.

—Gracias, mamá –contestó Lilia.

—No, por nada. Ya sabes que te queremos mucho. Bueno, ahora nosotros nos vamos a acostar un rato mientras desayunas, así que no hagas ruido. Cómete todo tranquilita y si quieres ponte a ver la tele como ayer.

—Sí, mamá.

Cuando se cerró la puerta, Lilia empezó a llorar. El huevo estaba frío; la casa, silenciosa; no tenía ni vestido ni perrito y sus padres estaban encerrados en su recámara.

***

Lilia despertó llorando. El perrito lamía sus lágrimas. Abrió bien los ojos y suspiró al ver que estaba en su casa, con su perro, el vestido nuevo en la silla, el olor a hot cakes todavía en el aire y sus padres platicando en la cocina. ¡Qué maravilla!

Lilia bajó corriendo hacia la cocina y abrazó a sus padres. Les dio un beso y les dijo:

Ana Segovia: Un cumple muy singular. Ilustraciones: Abtuno. Para AntologArte, Literatura Infantil y Juvenil, de TodoMePasa.
Ana Segovia: Un cumple muy singular. Ilustraciones: Abtuno. Para AntologArte, Literatura Infantil y Juvenil, de TodoMePasa.

—¡Qué delicia de hot cakes hiciste, mamá! Quiero hacer hoy todo lo que podamos. Me voy a bañar rápido y me estrenaré el vestido de la abuela. Papi, ¿no podríamos traer al perrito con nosotros? Pondré un trapito para que no ensucie el coche.

—Pero qué cambio, Lilia –expresó su padre–. Claro que traeremos al perrito. Además ya es hora de que lo bautices. ¿Cómo le pondremos?

—Sí, Lilia. ¿Qué nombre te gusta?

—¿La verdad?

—Sí, claro.

—Bueno, me gustaría ponerle un nombre especial: Perfectoimperfecto o Imperfectoperfecto.

—Pero eso no es un nombre, ¿por qué se te ocurre tal cosa?

—Es que quiero decirles que hoy descubrí que no existe lo perfecto solito. Que también lo imperfecto ya es muy perfecto y que amar todo eso me hace muy feliz. Gracias por este cumpleaños tan especial.

 


Convocatoria literaria Antologarte 2016 Literatura Infantil y Juvenil
Convocatoria literaria Antologarte 2016 Literatura Infantil y Juvenil

Ana Segovia es la cuarta participante de Antologarte, Literatura Infantil y Juvenil.

Ana Segovia Camelo nació en el Distrito Federal en 1957. Obtuvo la licenciatura en Filosofía en la Facultad de Filosofía de la UNAM. Fue profesora de filosofía en la Universidad de Guanajuato y en el Instituto de Artes Plásticas de Taxco, Guerrero. Ha desempeñado actividades académicoadministrativas en la UNAM y realizado trabajo editorial en la SEP, Conaculta, UNAM, UAM, Santillana y en la enah. También cursó estudios como orientadora humanista y psicoterapeuta Gestalt en el Instituto Humanista de Psicoterapia Gestalt. En abril de 2011 publicó su primer libro de poesía, El Dorado, y actualmente se dedica a la labor editorial y al diseño y a la realización de joyas.

Gabriela Torres Olivares: Una voz destacada en la nueva literatura

Gabriela Torres Olivares: Su libro Enfermario contagia curiosidad desde el título

En su tercer libro de cuentos, Enfermario, Gabriela Torres Olivares (Monterrey, 1982) plantea un mundo un poco imperfecto, habitado por personajes casi normales que bien pudieron haber sido calcados de la realidad regiomontana, aun si viven situaciones poco o nada comunes.

El ejemplar contiene veinte textos con desenlaces contundentes; el lenguaje elegido por la autora es impecable y el ritmo invita a devorar cada escrito. La mayoría de las historias son cortas, lo que permite leerlas cuantas veces se desee o se necesite para comprenderlas.

Entre los relatos que resaltan tanto por los recursos de la estructura como por su originalidad:

“Y qué si tiene Tourette”. Esta frase se repite ene veces pues Humberto, el padre de la protagonista, intenta convencer a su esposa de permitir que Silvita participe en un programa de concursos. ¿Y qué si no entiende las instrucciones del presentador, si se golpea la cabeza en cadena nacional, sidicegroseríassindetenerse? Llama la atención una serie de palabras sin espacios entre ellas (quéropatepondríasbonita, perraesunaperra) y otra de palabras separadas por medio de guiones (BO-NI-TA, N-Odijequeno). Al finalizar la lectura uno se pregunta cuál de los tres personajes se encuentra más dañado: la joven que sufre tics y espasmos motores, el padre que tiene ‘sus medios’ para aliviarle dichos síntomas a Silvita, o la madre que desea matar a la enferma, matar al progenitor, matarse a sí misma para no sentir más.

 

Mi reseña de Enfermario, de Gabriela Torres Olivares, publicada en el Periódico AM de León, Guanajuato, con motivo de la Feria Nacional del Libro 2016 de León (FENAL).
Mi reseña de Enfermario, de Gabriela Torres Olivares, publicada en el Periódico AM de León, Guanajuato, con motivo de la Feria Nacional del Libro 2016 de León (FENAL).

“Oncofilia”.

Un cáncer maligno que posee cabello y uñas y la capacidad de recordar está enamorado de su anfitriona; no puede hablar y por ello desarrolla medios físicos alternos para comunicarse con el objeto de su pasión (Ramas como brazos de pulpo rosa sanguinolento decían te amo en abracitos.). El cáncer sufre al no entender por qué la desahuciada lucha junto con los médicos para deshacerse de él (Prosigo: se cuestionaba el porqué de los ataques terroristas con una fórmula química rebajada en suero). Este inusitado cuento resulta extrañamente conmovedor.

“Maceta de carne”.

El abuelo, ferrocarrilero, a escondidas transportaba mercancía a cambio de sacos de frijol. Nadie sabe por qué a la tía Lola se le ocurrió insertar una de estas semillas en cada orificio de su cuerpo, y tampoco se sabe por qué la planta decide germinar en la oreja de la niña hasta dañarle irremediablemente el oído. Aquí se habla de la fitofilia (el gusto o amor por los seres del reino plantae).

El conjunto resulta armonioso y muy bien logrado. Vale la pena conseguir este libro, leerlo durante un fin de semana para después releerlo hasta el cansancio.

Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez.

 

FICHA BIBLIOGRÁFICA

Gabriela Torres Olivares, Enfermario, Fondo Editorial Tierra Adentro, México D. F., 2010, 97 pp.

Luis Panini: La virtud de la brevedad en la narrativa

Mala fe sensacional: La virtud de la brevedad

 

Es notable la concisión de Luis Panini al crear los cincuenta y nueve cuentos que conforman Mala fe sensacional: Sólo necesita una o dos cuartillas, máximo cuatro, para trazar una historia completa partiendo de la anécdota. Al lector le bastan unos minutos para conocer a los protagonistas de cada aventura, vivir con ellos su problemática y dar vuelta a la página para sumergirse de inmediato en una narración distinta.

Los ingredientes comunes de esta colección son la sordidez de los relatos, sus acertados títulos y la ausencia de diálogos.

El libro comienza con “Gallinita ciega”: El conductor del programa más exitoso de la televisión es atacado en cadena nacional por una osa Grizzly. “Best Seller”: los fanáticos de un escritor ya fallecido mueren (mejor dicho: se matan unos a otros) por conseguir un ejemplar de la única edición para coleccionistas. “En espiral descendente” es el sucinto retrato de una bulímica que vomita el recuerdo y las palabras del hombre que aún ama. En “Gran pantalla”, una adolescente apocada recibe un cambio de imagen y se casa con el chico más atractivo sin saber que con el paso de los años él se convertirá en un monstruo alcohólico y golpeador.

 

Mi reseña de Mala Fe Sensacional, de Luis Panini, publicada en el Periódico AM de León, Guanajuato, con motivo de la Feria Nacional del Libro 2016 (FENAL).
Mi reseña de Mala Fe Sensacional, de Luis Panini, publicada en el Periódico AM de León, Guanajuato, con motivo de la Feria Nacional del Libro 2016 (FENAL).

 

La selección exacta de los elementos meramente indispensables hace que el lector se pregunte por el contexto: En qué época está ubicado el relato, cuál es el nombre de los protagonistas, etcétera. En “Fauna suburbana”, una mujer ejecutiva deja a su bebé de brazos sobre el cofre del automóvil para buscar las llaves que dejó en el departamento; al regresar, encuentra un zorro sobre la niña y descubre que el animal le ha arrancado las manos a la pequeña… ¿En qué ciudad o pueblo de qué País pudo acontecer algo tan atroz? “Sin identificar” es el acta de defunción de un homosexual que ostenta tantas heridas como tatuajes y perforaciones… ¿Habrá sido un crimen pasional? ¿Y si se trataba de un sexoservidor que muere a manos de algún cliente en cumplimiento de su deber?

Mala fe sensacional es altamente recomendable por su variedad de escenarios, personajes y acontecimientos. Está por demás hablar de la perfección que este libro alcanza tanto en estilo como en estructura: No por nada Luis Panini fue Premio Nuevo León de Literatura en el año 2008.

 

Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez.

FICHA BIBLIOGRÁFICA

Luis Panini, Mala fe sensacional, Fondo Editorial Tierra Adentro, México D. F., 2010, 124 pp.

Tierra Adentro: reseñas en periódico AM

Próximamente en el Periódico AM:

Mis reseñas de “Mala fe sensacional”, de Luis Panini, y “Enfermario”, de Gabriela Torres Olivares (Fondo Editorial Tierra Adentro).

 

Un adelanto:

“Es notable la concisión de Luis Panini al crear los cincuenta y nueve cuentos que conforman Mala fe sensacional: sólo necesita una o dos cuartillas, máximo cuatro, para trazar una historia completa partiendo de la anécdota; al lector le bastan unos minutos para conocer a los protagonistas de cada aventura, vivir con ellos su problemática y dar vuelta a la página para sumergirse de inmediato en una narración distinta”.

“Mala fe sensacional es altamente recomendable por su variedad de escenarios, personajes y acontecimientos. Está por demás hablar de la perfección que este libro alcanza tanto en estilo como en estructura: no por nada Luis Panini fue Premio Nuevo León de Literatura en el año 2008”.

 

Próximamente en el Periódico AM: Mis reseñas de "Mala fe sensacional", de Luis Panini, y "Enfermario", de Gabriela Torres Olivares (Fondo Editorial Tierra Adentro).
Próximamente en el Periódico AM: Mis reseñas de “Mala fe sensacional”, de Luis Panini, y “Enfermario”, de Gabriela Torres Olivares (Fondo Editorial Tierra Adentro).

(Luis Panini, Mala fe sensacional, Fondo Editorial Tierra Adentro, México D. F., 2010,  124 pp.)


Otro adelanto:

“En su tercer libro de cuentos, Enfermario, Gabriela Torres Olivares (Monterrey, 1982) plantea un mundo un poco imperfecto, habitado por personajes casi normales que bien pudieron haber sido calcados de la realidad regiomontana, aun si viven situaciones poco o nada comunes. El ejemplar contiene veinte textos con desenlaces contundentes; el lenguaje elegido por la autora es impecable y el ritmo invita a devorar cada escrito. La mayoría de las historias son cortas, lo que permite leerlas cuantas veces se desee o se necesite para comprenderlas”.

“El conjunto resulta armonioso y muy bien logrado. Vale la pena conseguir este libro, leerlo durante un fin de semana para después releerlo hasta el cansancio”.

 

Próximamente en el Periódico AM: Mis reseñas de "Mala fe sensacional", de Luis Panini, y "Enfermario", de Gabriela Torres Olivares (Fondo Editorial Tierra Adentro).
Próximamente en el Periódico AM: Mis reseñas de “Mala fe sensacional”, de Luis Panini, y “Enfermario”, de Gabriela Torres Olivares (Fondo Editorial Tierra Adentro).

 

(Gabriela Torres Olivares, Enfermario, Fondo Editorial Tierra Adentro, México D. F., 2010,  97 pp.)

Minificciones, podcasts, textos míos en…

1. Minificciones: “Blue Devils” y “Blues para todos mis sueños”.

Hace dos años publicaron mi texto “Blue Devils” en el libro Cuéntame un Blues: Antología de minificciones, de la editorial La Tinta del Silencio.

En esa compilación también está el cuento “Blues para todos mis sueños”, de Héctor Juárez Lorencilla (léase: mi amado esposo), y además con la gran novedad de que fue el primer texto de narrativa que el hombre escribió en toda su vida y zas, ¡que se lo publican! (grrr). Sí, así como si nada…

 

Libro de minificciones Cuéntame un Blues

Libro de minificción Cuéntame un Blues: Antología de minificciones, con textos de los escritores mexicanos Héctor Juárez Lorencilla y Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez.

Puedes leer ambas minificciones en la nueva página “Educación y leyes para todos“, en la que encontrarás textos y reflexiones del educador y abogado Héctor Juárez Lorencilla, principalmente sobre el tema educación en México. Muy útil si eres padre de familia, estudiante, das clases, o simplemente quieres contribuir con el bienestar de nuestro país.

Tan sólo da clic en el título del extraño cuadrito que aparece a continuación:

http://hectorjlorencilla.com/blue-devils-blues-para-todos-mis-suenos/

 

2. Podcasts

Me llevé una maravillosa sorpresa al escuchar mi cuento  “Del país o de importación“, publicado en la Antología  Virtual de Minificción Mexicana, en el programa de radio En su tinta MX, del Instituto Morelense de Radio y Televisión. Hasta lloré de emoción (así o más cursi).

Doble sorpresa al escuchar en otro de sus programas mi texto  “Habilidades para la vida“.

Encuentras estas minificciones dando clic en:

http://imryt.org/radio/en-su-tinta/jessica-de-la-portilla-montano-del-pais-o-de-importacion

http://imryt.org/radio/en-su-tinta/cambio-climatico-alejandra-diaz-ortiz

 

3. Textos míos en

La información en internet va y viene, y la mayoría termina por desaparecer… así como sucedió con mi viejo blog de MSN Spaces, ¿te acuerdas de aquellos tiempos? (¡buuu!)

Reuní todos o al menos la mayoría de mis escritos (los que encontré) que andan rondando por ahí, para que puedas leerlos en una sola página. Da clic en el link de abajo o en el todavía más extraño cuadrito que aparece después:

Textos míos en.

 

Léeme en:

 

Libro nuevo: “Cuéntame un Blues”

¡Estrenando libro!

Queda pendiente de escribir mi siguiente columna de “De chilanga aferrada a leonesa de corazón” para el periódico El Heraldo de León, el cual tratará sobre “moches” (pueden leer la primera parte si se quieren seguir riendo de Vicente Fox Quesada), porque, ta tan…

   ¡Ya llegó nuestro ejemplar más reciente!!!

Andamos de plácemes estrenando:

El libro Cuéntame un Blues, antología de minificciones, parte de la Colección Gato Azul #1 de la editorial La Tinta del Silencio. Este bello ejemplar fue creado y diseñado por Anaïs Blues y Luis Flores Ramos.

 

Minificción "Blues para todos mis sueños", de Héctor Juárez Lorencilla, del libro Cuéntame un Blues
Minificción “Blues para todos mis sueños”, de Héctor Juárez Lorencilla, del libro Cuéntame un Blues

El libro contiene textos de escritores mexicanos: Karla Barajas, Juan Carlos Castrillón, Andrés Díaz Nava, Alain Espinosa, Obed González, Héctor Juárez Lorencilla, Ray Manzanarez, Patricia Mata Velasco, Óscar Molina Luna, Jéssica Montaño de Juárez, Ulises Paniagua, Johan Plosky, Mario Ramírez Centeno, Miguel Santos, Nazario Soto, Temok, Dante Vázquez, Mariano F. Wlathe y José Luis Zárate.

Aquí les dejo algunas imágenes para que chequen nomás qué belleza de edición casi artesanal. Pero no importa porque me moría de ganas por compartir con ustedes esta magnífica noticia: lo mejor de todo es que pueden adquirir este libro de colección por sólo 50 pesos en:

Minificción "Blue Devils", de Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez, del libro Cuéntame un Blues
Minificción “Blue Devils”, de Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez, del libro Cuéntame un Blues

Así es: aunque ya habíamos compartido páginas en el periódico El Heraldo de León con nuestras respectivas columnas (las de Héctor son Lecciones Educativas y Atrapado en la Lectura), ésta es la primera vez que Héctor y yo compartimos espacio en un libro.

Además, “Blues para todos mis sueños” es el primer cuento publicado de mi esposo. Nada mejor para celebrar que ya en un mes cumpliremos tres, siií, TRES AÑOS casados. ¡Enhorabuena!
Para quienes quieran llevarse totalmente gratis este libro, estaré rifando ejemplares entre los suscriptores de la página de Facebook de TodoMePasa (https://www.facebook.com/todomepasa) y entre mis seguidores de Twitter (https://twitter.com/todomepasa). ¿Quién dijo YOOO???