Aniversario de novios en Explora Museo de Ciencias, León Guanajuato. Héctor Juárez Lorencilla, Jéssica de la Portilla Montaño, Jëssica Aranza Juárez de la Portilla. TodoMePasa.

Aniversario de novios número ocho con Héctor

Aniversario de novios número ocho…

Hoy cumplo años viviendo en León Guanajuato con Héctor Juárez Lorencilla, mi esposo. Celebramos siempre que se puede, y hoy toca agradecer por nuestro aniversario de novios número ocho.

He escrito tantas veces cómo fue que llegué aquí al Bajío, con ropa suficiente para solo tres días, exclusivamente para “conocer la ciudad” y reencontrarme con un buen amigo que apareció por primera vez hace ya veintiséis años y con quien hoy escribo mi destino.

Cuando me di cuenta ya estábamos comprometidos solo un día después de que volvimos a vernos luego de casi trece años de ausencia. Eso es amor de verdad, o qué =D

A los nueve meses ya estaba casada con el primer amor de mi vida. Y disfrutando de las nubes sin edificios, las estrellas sin smog, y ciento por ciento libre de la gripa que me daba cada semana sin falta desde que nací en la Ciudad de México.

Me encanta provincia. Desde que trabajo en casa leyendo las cartas de Tarot (y ahora con el nuevo servicio de lectura de ángeles y arcángeles, que funciona como oráculo pero más bien es terapia) he podido estar todo el día con mi hija Jéssica Aranza, y además retomé la carrera de Ingeniería en Gestión de Tecnologías de la Información en la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato UVEG.

Apenas este año he descubierto que el mundo está hecho de pequeños milagros que otros llaman magia.

Es sencillo manifestar abundancia siempre y cuando dejes atrás cualquier situación y persona que ya no funcione: relaciones de almas gemelas kármicas, amistades que no aman ni a su propia familia, vicios que hoy día se toman como inocuos.

Tal y como dice el libro El secreto, del cabalista Michael Berg, ser feliz es tan sencillo como hacer todo con ganas, con ánimo de dar y no de recibir, no como obligación sino por generosidad.

Y tal como dicen millones de fuentes, tener bendiciones es tan sencillo como agradecer cada día por los bienes y las personas con que contamos.

Por eso es que hoy quiero dar las gracias a quienes siguen leyéndome, a quienes me conocieron como chilanga y hoy me leen leonesa, a quienes han contratado una lectura de cartas o edición y corrección de textos, a mis alumnos de inglés y regularización, a quienes me dejan saludos y felicitaciones.

Y, por supuesto, el día de hoy agradezco a mi Ser Superior porque sigo viva, por demostrarme que existe a pesar de la opinión de desencantados y escépticos. A los ángeles que literalmente me han salvado de morir en más de una ocasión y que de paso me sacaron de situaciones horrendas y me alejaron de personas dañinas.

Agradezco a toda la gente que he conocido, incluso a quienes se portaron de lo peor, porque algo aprendí.

Agradezco sobre todo a quienes me han enseñado algo bueno, a quienes me han amado sin condiciones ni límite, empezando por mi señora madre y mi abuela.

Y, por supuesto, agradezco a mi esposo por haber cambiado mi existencia para mejor, por su infinita paciencia y por todo el amor que a diario me brinda.

Héctor: Feliz aniversario de novios número ocho.

Muchas gracias por estar conmigo, por trabajar a mi lado sin salir de casa, porque hoy somos nuestros propios jefes, por ayudarme cuando tengo clientes y tarea, por enseñar a leer a nuestra hija, nuestra actual alumna de lectoescritura.

Gracias por todas las maravillas que has hecho por nuestra casa, nuestro hogar. Por la suculenta comida que ya me hizo subir como cinco kilos en un mes.

Cuentas conmigo en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en el emprendimiento, en el trabajo en casa con tus alumnos de clases de regularización y clientes de asesorías legales.

Te apoyaré siempre en lo que sea que decidas porque lo mío es tuyo y viceversa.

No solo eres parte de mi vida: eres quien le ha dado significado a mi paso por esta tierra.

Un millón de gracias por nuestro aniversario de novios número ocho, por nuestro matrimonio de siete años, y por la niña loca de tres y medio que nos alegra cada día.

Te amo.

PD. Gracias por cocinarme el pozole verde con cabeza que estoy a minutos de saborearme.

Publicado por

Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez

De vez en cuando reapareces. Esperas a que esté distraída, me acechas como un recorte amarillo que no sé de dónde saqué y entonces reapareces, sólo en ciertas ocasiones, precisamente cuando creo ya no extrañarte, me acompañas por breves instantes y de inmediato te disuelves, te haces espuma callada... Puede que siempre estés ahí y yo ni siquiera te note.

Deja un comentario