Certificado educativo rápido, casi instantáneo… aun si el interesado no sabe nada – Héctor A. Ortega

Certificado de educación:

Cuando el patrón exige documentos a la brevedad

Saga: “Escuela, ¿para qué?”Héctor A. Ortega

 

La educación para adultos tiene un objetivo: Otorgar servicios de alfabetización, primaria y secundaria para adultos y jóvenes a partir de 15 años, quienes por diversas circunstancias no pudieron estudiar cuando debieron hacerlo y, en consecuencia, se encuentran en situación de rezago educativo.

A menudo llegan a la escuela personas que dejaron de estudiar hace veinte, treinta o cuarenta años. Hombres y mujeres cuya vida se ha construido con trabajo arduo sin que esto les exigiera poseer una educación formal. Algunos apenas cursaron un año de primaria. Y los más afortunados llegaron a tercero de secundaria, sin que lograran obtener el certificado. Sin embargo, sus realidades los situaron en momentos en que la escuela quedó en una posición inferior y solo una necesidad los mueve a regresar a las aulas. Destaco que esa necesidad es siempre laboral. Son muy pocos, casi nulos, quienes lo hacen buscando redimirse de la ignorancia.

Hace un tiempo una mujer se acercó a pedir apoyo para obtener el certificado de primaria. Se trataba de una señora mayor que, según me confió, es responsable de un nieto que cursa el bachillerato en la misma escuela donde trabajo. La señora necesitaba su certificado de primaria, o de lo contrario perdería su trabajo.

Le expliqué que existía la posibilidad de obtener el certificado presentando un solo examen, pero eso tiene cierta complicación.

Es cosa de estudiar un par de meses antes de presentar la prueba, aclaré. “Pero yo nunca fui a la escuela, qué voy a saber para presentar ese examen. Además, necesito mi certificado a más tardar para el viernes; si no, me corren”.

Le aclaré que mi trabajo consiste en apoyarla para que aprenda algo antes de presentar la prueba. Aunque, por otro lado, aun cuando hiciera el trámite de registro en ese instante, tanto la solicitud del examen, su presentación y (suponiendo que acreditara) la expedición del documento, llevan un proceso cuyos tiempos están definidos con precisión. Con evidente desánimo, la señora prometió regresar en un par de días a entregar sus documentos. Por supuesto, no lo hizo.

Apenas al inicio del ciclo escolar me avisaron que un joven exigía hablar conmigo. “Necesito saber qué pide para terminar la primaria”, me dijo con decisión. Después de ofrecerle toda la información, me confió: “No sé leer ni escribir, pero necesito urgentemente el documento.” ¿Y para cuándo lo necesita?, pregunté. “Para mañana”. Ya he dicho que los años me han vuelto inmune a respuestas que, de tan increíbles, se tornan absurdas.

Aclaro que no es la primera vez que una persona requiere el documento con tal premura. Con serenidad le hice saber que para mí es imposible hacer en veinticuatro horas lo que la gente no ha hecho en años. Además, enfaticé: ¿Cómo pretende que le ayude a tener un certificado si usted mismo me dice que no sabe leer y escribir?

Luego de pensarlo me hizo saber que ya había estado en un círculo de estudios de INEA, pero nunca logró aprender. Le propuse revisar su situación académica. Tal vez pueda ayudarlo, pensé.

El avance académico arrojó que el hombre certificó la primaria en el año 2010.

No se lo dije, pero a cambio le indiqué que debía acudir directamente a la Coordinación de Zona del INEA y solicitar que revisaran su avance académico. “Hágales saber que necesita su documento de manera urgente, pero a quien lo atienda, aclárele que también le urge aprender a leer y a escribir. Dependiendo de lo que le digan regresa conmigo”.

Casos como los anteriores se repiten a menudo. La necesidad lleva a las personas a buscar en las escuelas un documento, no así una oportunidad educativa. Eso es lo de menos en un ámbito laboral donde se exigen certificaciones sin importar los conocimientos.

El joven regresó días después para decirme que le iban a tramitar su certificado, pero le hicieron saber que no podían enseñarle.

“Usted ya certificó, ¿qué podemos hacer?”. Le propuse que viniera a la escuela si así lo deseaba. Aceptó, pero hasta hoy no ha venido.

Recordé a la señora que también requería el certificado y, tras una breve investigación, pude encontrar a su nieto. Le pregunté qué había pasado con su abuela: “Le ayudaron a sacar el certificado en otra escuela, pero le tuvo que dar para su refresco a la chava que le ayudó. Le salió en quinientos pesos”.

Me resigné a pensar que lo que la gente no ha querido o no ha podido hacer en tantos años, hay quien se lo puede hacer por unos cuantos pesos, aunque no tan rápido. Yo no. Así que puedo seguir tranquilo sin aprovecharme de las necesidades ajenas.


Si te interesa estudiar o acreditar tus estudios y vives en la Ciudad de México o en el Estado de México, ponte en contacto con el autor Héctor A. Ortega al correo:

profesorhector_ao@hotmail.com

Te amo México: El temblor derrumbó tus muros, pero no tu esperanza

Te amo México: El temblor derrumbó tus muros, pero no tu esperanza

 

Texto: Gisela Andrade Maya

Logotipo de MamiTatuada, autora invitada de TodoMePasa.com.

Poco a poco las maniobras de rescate van finalizando. Algunas con resultados satisfactorios. Otras recuperan cuerpos para darles la sepultura que merecen.

Desde el sismo en México el 19 de septiembre he estado en shock. No hemos podido suspender labores de ninguna índole. Estamos cansados, desvelados, preocupados… Pero unidos.

No hay manera de olvidar. No podemos olvidar lo que pasó, lo que seguirá pasando a partir de este sismo y de los que vienen.

Pude ver en todos el México que tanto amo, ese que no me canso de defender, del que me siento tan orgullosa. Vi a su gente levantando escombros, trayendo esperanza, regalando amor, fuerza. ¡Qué chingón es ser mexicano!

preparando café y pan para dar fuerza a quienes ya morían de cansancio. Te amo México.
preparando café y pan para dar fuerza a quienes ya morían de cansancio. Te amo México.

Una de mis imágenes favoritas de lo que se vivía en los estados afectados, fue donde preparaban comida para los rescatistas.

Señoras que madrugaron, o incluso ni durmieron, preparando café y pan para dar fuerza a quienes ya morían de cansancio.

El señor que puso su puesto de tacos al pastor para regalar a los brigadistas definitivamente se robó mi corazón.

El señor que puso su puesto de tacos al pastor para regalar a los brigadistas definitivamente se robó mi corazón. Te amo México.
El señor que puso su puesto de tacos al pastor para regalar a los brigadistas definitivamente se robó mi corazón. Te amo México.

No se queda atrás el hombre de bajos recursos con una olla de tamales que repartió sin cobrar un peso…

Todos ellos son la prueba más grande de amor y solidaridad. Te amo México. ¡Gracias por llenarnos el corazón y la barriga!

Siempre se ha presumido que aquí en México compartir los alimentos es todo un ritual. Es un momento íntimo para compartir en familia, con tus seres más amados. La merienda es sinónimo de tomarte un cafecito con tu esposo o tu mamá. Y platicar de cómo te fue en el día o debatir sobre un tema de interés. Al menos para mí es un momento muy especial.

Y ver esto reflejado en gente que, sin pensarlo dos veces, te brindó algo para que no tuvieras la panza vacía… Es digno de admirarse y resaltar. Te amo México.

Vi muchísimas cosas padres durante un día de tragedia nacional. Día que, sin duda, quedará marcado en la historia y en la memoria de quienes lo vivimos o presenciamos.

 

Pero no quiero enfocarme en lo triste. Quiero que mi recuerdo del temblor sea la solidaridad.
Pero no quiero enfocarme en lo triste. Quiero que mi recuerdo del temblor sea la solidaridad.

Recordar los rostros que, aunque cansados, brindaban una sonrisa de apoyo a sus connacionales. Quiero recordar a las maestras que evacuaron a sus pequeños y cantaban alegres, para que los nenes no lloraran, aun cuando ellas morían de miedo por dentro. Te amo México. ¡Gracias!

Quiero recordar a esa generación que llamaron Millenialls. A los que catalogaron como ajenos al dolor y a la realidad… Ellos corrieron de un lado a otro levantando escombros, usando las redes sociales para ayudar. No sólo para compartir memes. Te amo México. ¡Gracias!

A los topos, brigadistas y voluntarios que arriesgaron su vida. Sacaron de los escombros a nuestras familias con el mismo esfuerzo que si hubiera sido alguien de la suya.

A los animalistas que dieron refugio a los perritos, gatos, loros y hasta tortugas que lograron salir con bien, a la espera de reunirse con sus humanos. ¡Gracias!

A las feministas, activistas, miembros de la comunidad LGBT. A cualquier representante de cualquier movimiento existente, que ayudó sin que importaran los ideales ajenos. ¡Gracias!

A los estados vecinos que improvisaron centros de acopio para llevar despensa, agua, medicinas y hasta una cobija a los afectados que se quedaron sin nada. ¡Gracias!

Gracias México, gracias mexicanos, por demostrar que si existe el México unido. Porque somos capaces de dar la mano a quien lo necesita. No volvemos la mirada ante una tragedia. Gracias México. No cabe duda: Un soldado en cada hijo te dio.

Estos son los mexicanos que necesitamos.

Pero no todo es miel sobre hojuelas.

También hubo mucha escoria aprovechándose del dolor ajeno… A esos, definitivamente, no los necesitamos.

No necesitamos que hagan memes burlándose del dolor que ellos no vivieron.

No necesitamos a quienes asaltaron a transeúntes cuando no hubo luz. Ni el maldito cerdo que abusó de una niña mientras todos estaban distraídos.

No necesitamos a la basura de políticos que querían protagonismo. Aprovechan cualquier momento para mostrarnos su fea carota de larva sucia. Y se vieron “obligados” a donar NUESTRO dinero porque no les quedó de otra. Pero no olviden que de ellos no salió.

Tampoco necesitamos a quienes se querían robar las despensas o limitaban el apoyo.

Desafortunadamente no podemos hablar de lo bueno sin mencionar lo malo. Pero no nos equivoquemos: El gobierno no son esos políticos rateros y oportunistas. Ni es el Presidente, quien fue a cargar cajas vacías para hacer como que ayudaba. Ni es la alcahueta de su esposa, quien puso a flote sus dotes de actriz barata. (Bueno, ni tan barata: ella sí tiene una casa blanca… que no se derrumbó.) Ellos no son todo el gobierno.

También hay que reconocer la labor de médicos que pertenecen al IMSS, al ISSSTE, a hospitales privados. Atendieron gente sin pensar si ganarían un peso por ello.

Las brigadas y los binomios también fueron capacitados por instituciones gubernamentales.
Las brigadas y los binomios también fueron capacitados por instituciones gubernamentales.

Las brigadas y los binomios también fueron capacitados por instituciones gubernamentales. Los policías que ayudaron a desahogar el tráfico también merecen mención. Todos ellos, trabajadores de Gobierno o no, ayudaron y siguen ayudando a levantar a México. No merecen ser comparados con los rateros de siempre.

Sólo te pido, México, que no olvides.

Sólo te pido, México, que no olvides. Que recuerdes a quien te tendió la mano. Aprendamos de esto para convertirnos en un país aún más chingón del que ya somos.
Sólo te pido, México, que no olvides. Que recuerdes a quien te tendió la mano. Aprendamos de esto para convertirnos en un país aún más chingón del que ya somos.

Que recuerdes a quien te tendió la mano. Aprendamos de esto para convertirnos en un país aún más chingón del que ya somos. Esta nación capaz de cantar Cielito lindo mientras va al rescate de otros. Ese que les dice a quienes quieren ser voluntarios que ya son suficientes. Ese que es capaz de llenar cientos de tráileres y camiones con toneladas de productos para donar.

Ese es el México que amo. ¡Gracias México!

Frida la perra rescatista, la que sí existe y que salva vidas humanas

Frida la perrita rescatista que ha salvado a más de medio centenar de personas.

El sismo en México ha dejado infinidad de malas noticias. Aún se desconoce el saldo final de muertos, de mexicanos que perdieron sus bienes. Hay edificios que apenas ahora se están desplomando.

Y los señalamientos de corrupción son interminables. Si tu inmueble era nuevo o casi, ¿cómo es posible que se haya derrumbado o sufrido daños estructurales? ¿Cuál es la constructora responsable, y qué funcionario público se benefició con el contrato?

No faltan, por supuesto, otras aves de rapiña.

Quienes piden donativos para organizaciones que nunca piden ayuda, como los Topos. Viles ratas de dos patas que entran a hogares evacuados y medio destruidos, a ver qué se les pega. A nadie le molestaría si a esta escoria le cae el techo encima mientras roba un centro de acopio.

Y no olvidemos a los ladrones de cuello blanco. No imagino a Ana Balderas, alcaldesa panista de Atizapán, donando sus joyas y ropita “de imitación”. Elba Esther, a quien poco le falta para que la declaren inocente, difícilmente ensuciaría sus trajecitos Chanel. Par de monas que visten de seda. Seguramente Alejandra Barrales está más preocupada por su departamento en Miami. Y los Murat, por sus torres de lujo que imagino yo, financian a través de Infonavit.

Para quienes exigen que los partidos no usen nuestro dinero para poner carteles con sus jetas entre las ruinas… Lamento decirles que, después del sismo en México, vi un spot del INE: “La campaña del 2018 ha comenzado, votaremos por quienes administrarán nuestros recursos”. Ja, ja y más ja. ¿Así o más chispa el doctorcillo Lorenzo Córdova Vianello?

Ya sabemos que a este tipo de “personas” no le afecta tener sangre inocente en las manos.

Ningún psicópata se reconoce culpable cuando chinga a otros en su beneficio. Basta echar un vistazo a viejos asuntos: Guardería ABC. El agua destilada para niños con cáncer de Javier Duarte. La leche radioactiva de Raúl Salinas de Gortari. ¿Para qué mencionar más?

Ahorita porque está la emergencia, pero en unos meses se nos habrá olvidado castigar a estos parásitos. Ojalá tengan miedo de lo que el pueblo enardecido puede hacer contra ellos.

Para colmo de males: Hoy evacuaron la Torre Pemex por amenaza de bomba. Imagino que el Jocker abandonó Ciudad Gótica y quiere crear más caos en Ciudad de México. Como que no tenemos bastante.

Entre tanta noticia pesimistas de entes inhumanos que por miles o millones de pesos dejan morir a sus hermanos… Entre toda esa basura y escombros ha surgido una noticia que alegra un poco el panorama:

Frida la perra rescatista se ha vuelto viral con su chaleco de “Marina” y sus gafas a la medida.
Frida la perra rescatista se ha vuelto viral con su chaleco de “Marina” y sus gafas a la medida.

Frida la perra rescatista.

Pero esta es una Frida de verdad, que conste… No como esa falsa niña Frida Sofía que alguien inventó para tener rating en la tele.

Durante las transmisiones del sismo en México hemos visto los llamados “binomios”: Rescatistas con perros que han sido entrenados para detectar personas atrapadas.

Ha sido Frida la perra rescatista quien se ha vuelto viral. Entre tanta tragedia, nos dibuja una sonrisa en los labios. Su chaleco de “Marina” (nombre por el que la conocen los japoneses) y sus gafas a la medida… Su valentía le ha valido admiradores, y uno que otro imitador.

La valentía de Frida la perra rescatista le ha valido admiradores, y uno que otro imitador.
La valentía de Frida la perra rescatista le ha valido admiradores, y uno que otro imitador.

Frida la perra rescatista es emblema de los caninos que arriesgan sus vidas. Ella y todos sus colegas perritos tienen más corazón que la mayoría de las autoridades y políticos. Frida es más humana que los homo sapiens que saquean, que las primeras damas que roban con fines proselitistas.

Y Frida la perra rescatista es, en pocas palabras, lo que los parásitos de México debieran aspirar a ser:

Un ángel desinteresado, que hace su trabajo y que salva gente. Mucha, mucha gente que no votó por Frida para Presidente de la República, o para senadora o diputada, para alcaldesa… Vaya, que Frida la perra rescatista hasta al Candigato Morris de Veracruz me recuerda. Ojalá hubiera ganado el felino. Sospecho que un chimpancé gobernaría mejor que todas las personitas que conocemos.

En 2018 votemos por Frida la perrita rescatista y el Candigato Morris.
En 2018 votemos por Frida la perrita rescatista y el Candigato Morris.

Por eso es que hoy día todo el mundo ama a Frida la perra rescatista. Al googlear “Frida rescue dog” encontramos que la mencionan medios internacionales como: Time, The Guardian, DailyMail, Reuters, la mismísima BBC de Londres. Y celebridades como Alejandro Sanz y Chris Evans la admiran por su labor humanitaria. Así como veo, capaz que hasta la nominan al Premio Nobel.

No nos olvidemos de nuestros héroes caninos locales. Mi colega Bernardo Monroy entrevistó al entrenador de Titán, perro rescatista de Guanajuato.

Bernardo Monroy entrevistó al entrenador de Titán, perro rescatista de Guanajuato.
Bernardo Monroy entrevistó al entrenador de Titán, perro rescatista de Guanajuato.

Y tampoco olvidemos a las personas locales que sí están ayudando. Bernardo Monroy entrevistó a los Scouts de León Guanajuato.

No olvidemos a las personas locales que sí están ayudando. Bernardo Monroy entrevistó a los Scouts de León Guanajuato.
No olvidemos a las personas locales que sí están ayudando. Bernardo Monroy entrevistó a los Scouts de León Guanajuato.

No olvidemos a quienes han hecho algún donativo, lo anuncien a los cuatro vientos o no. Qué más da que suban selfies ayudando si pueden inspirar a los demás. Hasta Araceli Ordaz “Gomita” subió mensajes de rescates para su millón y medio de seguidores en Instagram. Formas de colaborar hay muchísimas.

Bien lo dice el comercial: Los buenos somos más. Mandemos al patíbulo a quienes hoy están durmiendo cómodamente en su curul, con sus trajes y zapatos importados. Mandemos al cadalso a los que ya están saboreando su bono navideño del erario público.

Y mandemos a chingar a su madre a los partidos políticos:

Ahora sí, AHORA SÍ, no votemos por uno solo en 2018. Ni siquiera nos molestemos en ir y anular nuestro voto. Que las casillas electorales se queden vacías, que ni un alma se pare por ahí. Dejémoslos solos con su miseria interna. Que se acostumbren a que hay dos Méxicos, aunque sea el uno por ciento el que nos gobierna. Y que nos gobierna de forma estúpida, por cierto, porque si sacaran adelante al país les iría mucho mejor.

Yo opino que nos larguemos todos a vivir a Singapur. Dejemos a los pinches políticos con nuestro país que no quieren reconstruir con nuestro dinero. Uuuy, pero qué gran trabajo les ha sido encomendado. Todos los niveles de gobierno en México sufren daños estructurales. Desde hace tiempo es hora de derribarlos… ¿Qué clase de funcionario público maltrata a los rescatistas japoneses que vinieron únicamente a salvar mexicanos?

Vámonos a la tierra donde Frida la perrita rescatista salva vidas mientras el Candigato Morris gobierna. Ese mundo sí me gusta, matarile-rile-ron.

Vámonos a la tierra donde Frida la perrita rescatista salva vidas mientras el Candigato Morris gobierna.
Vámonos a la tierra donde Frida la perrita rescatista salva vidas mientras el Candigato Morris gobierna.

Frida Sofía y el falso rescate de una niña que inventaron Televisa y la Marina

Frida Sofía se convirtió en el nombre de la esperanza.

Durante varias horas Frida Sofía simbolizó la ayuda y la solidaridad. Representó a los capitalinos rescatando a una alumna fantasma del colegio Enrique Rébsamen.

El martes 19 de septiembre, día del sismo en México, apenas si pudimos dormir. Nos pasó a casi todos en el país, sin importar dónde vivamos. Sin importar si tenemos o no familia o amigos en la Ciudad de México. Bastó con ver las imágenes de edificios cayendo. Con ver construcciones reducidas a polvo. Las estructuras que hasta hace unos días alojaban gente dentro… Muchas personas fallecieron así, dentro del hogar que durante años las albergó.

El 19 de septiembre, fecha que la Naturaleza nos ha restregado en la cara dos veces, esta vez cayó en martes. Hace tres noches nos desvelamos viendo la transmisión en nuestro canal favorito. Gente herida, cuerpos cubiertos con mantas, topos y civiles entre los escombros.

Ningún político se manifestó. Solamente las autoridades y, hasta eso, su actuación se limitó a las palabras. A dar órdenes y pronunciar discursos.

Yo no vi a Andrés Manuel López Obrador removiendo bloques de concreto.

Tampoco vi a Margarita Zavala preparando tortas de jamón para los voluntarios.

Ni vi a Ricardo Anaya entre las líneas de ayuda.

No estuvo Enrique Ochoa con una pala o un pico en la mano, o un casco de metal en la cabeza.

Tampoco supe de algún senador mezclado entre la raza. De algún diputado, algún ministro, algún alcalde o gobernador…

Igual y me equivoco. Si alguien vio a un solo político trabajando en las calles para rescatar votantes, envíenme la foto. Lo hacemos viral y lo postulamos como candidato independiente para las elecciones de 2018. Sospecho que no pasará, por supuesto.

El sismo en México causó estragos en diversos estados del país.

Me cuentan que Morelos quedó como auténtica zona de guerra. Pero los medios nacionales se ubican en la Ciudad de México. Es el lugar más poblado del mundo, la entidad con los edificios más altos. Había brigadas por todo el Defectuoso, pero la atención de la opinión pública se centró en el rescate de sobrevivientes de la escuela.

El miércoles por la mañana Televisa hizo su propio simulacro del Teletón. El gran evento anual que ya no será en diciembre sino este octubre porque ya nadie lo pela. Sin embargo, sabían que el desastre natural les traería rating. Casi todos pusimos la tele al despertar, aunque fuera para escucharla.

Yo sintonicé “Las Estrellas”, el arcaico canal 2 de Televisa. Estaba la imagen estática del Colegio Enrique Rébsamen o lo que quedó de él. La imagen estática del edificio caído. Solo se movían los rescatistas. El puño en alto para solicitar silencio absoluto. Ambas manos moviéndose para exigir a los helicópteros que se retiraran.

Así me enteré del drama de Frida Sofía, la supuesta alumna que seguía dando señales de vida. Una niña de doce años que había movido las manos, que pidió agua, que dijo que estaba cansada. Una pequeña mexicana que llevaba veinte horas atrapada entre los pisos donde estudió.

El tema se hizo viral. Era obvio. Entre más de doscientos fallecidos, queríamos ver el momento en que Frida Sofía fuera sacada de entre los escombros. Seguimos la transmisión durante horas. Yo lo hice. O estuvimos atentos a las redes sociales. También lo hice. Hasta retuiteé un: “#ULTIMAHORA ¡Rescatan con vida a Frida, alumna de la escuela Enrique Rébsamen! #sismo #CDMX”. Ni nombro al supuesto medio informativo, porque qué pena ajena para sus setenta mil seguidores.

En algún momento tuvimos que apagar la tele y apagarle al rescate de Frida Sofía.

Tuvimos que despegarnos de la computadora o del teléfono o de la tableta. Teníamos que seguir con nuestra propia rutina. Preparar la comida, limpiar un poco la casa, abrazar y atender a nuestros seres queridos. Alimentar a nuestros hijos en lugar de estar atentos al dramático e interminable rescate de la dichosa Frida Sofía.

La noche del miércoles 20 de septiembre, la incredulidad: Todavía no rescatan a Frida Sofía. ¿Frida o Fátima? ¿Cómo dicen que se llama? Los reporteros daban distintas versiones: Ya identificaron a la supuesta niña. Ya hasta hablaron con sus padres. “Una profesora fue vital para conocer su identidad”.

Luego salieron con que no se llamaba Frida Sofía: Que así le puso el rescatista para comunicarse con ella. Okay… Pero qué extraño, ¿cierto?

En Facebook compartieron una publicación: Si te sientes agotado, cansado, con sueño, desanimado, es Síndrome de Estrés Post Traumático. Todos los mexicanos estamos así. Casi todos, excepto los que saquearon escombros. Todos, excepto los que asaltaron transeúntes asustados en Puebla, estado del epicentro. Y los que se sentaron frente a la computadora para hacer memes. Los que utilizaron su ingenio para hacer chistes. Los que aprovecharon sus dotes literarias para escribir largos correos alarmistas. Ah: y un cantantillo de yo no sé dónde que dijo que estaba harto del drama de los capitalinos. WTF.

Ayer jueves 21 entré a Twitter y vi “Timmy O’Toole” como trending topic. Es el clásico capítulo de The Simpson que, por cierto, TVAzteca transmitió por la noche: Bart cae a un pozo y engaña a todos haciéndose pasar por un niño amable. Un niño que nunca existió.

Frida Sofía fue ficticia. Nunca estudió en el Colegio Enrique Rébsamen. Fue un invento, un reality show para tenernos con el televisor encendido una vez pasado el sismo. Tal vez para atraer patrocinadores. En mi caso, para seguir en línea la cobertura especial.

Por la tarde vi a #MamiTatuada. Que el medio informativo donde trabaja envió reporteros al Colegio Enrique Rébsamen… Pero solo dejaron pasar a gente de Televisa. Según Proceso, fue culpa de la Marina. José Luis Vergara, Oficial Mayor de la Secretaría de Marina, ofreció disculpas. Él fue la fuente oficial que permitió la transmisión de diez horas del supuesto rescate. También se disculpó el Almirante Ángel Enrique Sarmiento, subsecretario de Marina. Dicen que se basaron en el testimonio de rescatistas y análisis técnicos. Ahí va la bolita, a ver ahora a quién se la echan.

Por la noche Héctor dijo que fue un invento de gobierno federal. Que el Presidente de la República, si no dio la orden, debía saber de la fake news. Y que hay un video de Enrique Peña Nieto cargando cajas vacías. Un video donde el Presidente le hace al cuento, como si estuviera literalmente sudando para enviar ayuda a los damnificados.

Ya no sé qué pasó con los demás niños del colegio. No sé si fueron reales otros tres niños vivos sobre los que tuiteó Enrique Loret de Mola. Mientras, los tuiteros culpan a Televisa por el falso guion de Frida Sofía, ahora personaje de La Rosa de Guadalupe. Televisa culpa a la Marina y gobierno federal. De chivo nos hicieron los tamales.

Y los partidos políticos de México por fin dijeron que sí ayudarán con la reconstrucción. No, pos guau. Que están dispuestos… Darán migajas de los miles de millones que recibirán para sus campañas de 2018. Puro atole con el dedo. Eso les importa su tierra, sus votantes. No les importa gobernar una república democrática en ruinas.

No sé si ya empresas mexicanas donarán comida enlatada y agua. Si Bimbo apoyará con pan para los sándwiches de quienes rescatan. Si Soriana pondrá al dos por uno productos de primera necesidad.
No sé si ya empresas mexicanas donarán comida enlatada y agua.
Si Bimbo apoyará con pan para los sándwiches de quienes rescatan. Si Soriana pondrá al dos por uno productos de primera necesidad.

No sé si ya empresas mexicanas donarán comida enlatada y agua.

Si Bimbo apoyará con pan para los sándwiches de quienes rescatan. Si Soriana pondrá al dos por uno productos de primera necesidad. Lo que sí sé es que Fundación Carlos Slim dará cinco pesos por cada uno que tú dones. Lo que sí sé es que ayer vi centros de acopio espontáneos en la calle. Gente disfrazada de cirqueros que cambiaban una foto por ayuda. Vi la ropa y la despensa que están enviando los leoneses. Muchas gracias.

Esperemos que toda esa ropa, esas despensas, ese equipo de rescate lleguen a su destino. Que no lo guarden para campañas políticas. Y que no caduque el medicamento porque se quedó en bodegas. Que no revendan nada en los tianguis.

Ojalá esté satisfecho quien inventó a Frida Sofía. No sé con qué intención lo hizo, además de  reírse de nosotros con una tragicomedia. Ahora sí hay material suficiente para memes y chistes.

Vaya burla: Yo a la única Frida Sofía que conozco es la hija de la cantante Alejandra Guzmán.

Centro de Acopio en León: Ubica tu #CentroDeAcopio más cercano

Esta es la información que tengo hasta el momento. Ubica tu Centro de Acopio (#CentroDeAcopio) más cercano en León Guanajuato, México.

Ayudemos a las víctimas del sismo en México, en la Ciudad de México y en todos los estados afectados.

  • Dirección de Seguridad Ciudadana (Fraccionamiento Villas de Guanajuato).
  • Dirección General de Turismo (Ex Estación de Ferrocarril).
  • Presidencia Municipal (Centro de León)
  • DIF Municipal (Calle Real de Noria Alta)
  • Teatro Doblado (Accesibilidad Universal). Colecta de víveres en Pedro Moreno esquina Hermanos Aldama, Centro. Horario: 3-3:30pm
  • Hotel Barón. Benito Juárez # 320, Centro. Horario: 9am-8pm.
  • Hostal El Armario. Portal Hidalgo 5, Zona Peatonal Centro. Horario: 9am-8pm.
  • Icon University. Blvd Aeropuerto # 2020, Los López. Horario: 9am3pm.
  • Casa del Turismo. Madero # 517, Centro. Horario: 9:30am-4:30pm.
  • Instituto Leonés. Fray Daniel Mireles # 1008 colonia El Coecillo. Tel (477) 764 4080.
  • Estadio León.
  • Calle Díaz Mirón # 308, colonia Centro. Horario: 10am-8pm
  • Siniestra Rock Store, Díaz Mirón # 408, colonia San Juan de Dios. Horario: 12-8pm.
  • Restaurante Pichuy, Juan de la Barrera esquina bulevar Juan Alonso de Torres # 1515, colonia San Jerónimo. Horario: 9am-7:30pm
  • Plaza Obelisco, fuera de Bodega Aurrerá y Walmart de Plaza Mayor.
  • Periódico AM. Calzada de Los Niños Heroes 708, colonia La Martinica.

 

 

Centro de acopio en Pachuca, Hidalgo:

  • Soriana Plaza del Valle.

 

Centro de acopio en Pachuca, Hidalgo: Soriana Plaza del Valle.
Centro de acopio en Pachuca, Hidalgo: Soriana Plaza del Valle.

¿Con qué puedes contribuir? En tu centro de acopio reciben:

  • Shampoo, cepillo de dientes, toallas húmedas, papel de baño, toallas femeninas, pañales para bebé y adulto, mamilas, pasta dental.
  • Jergas, franelas, líquido limpiador, escobas, cloro, cubetas, cepillos, jabón en polvo.
  • Dinero para gasolina.
  • Sopas instantáneas, leche para bebé, galletas, harina de maíz, aceite, agua embotellada, comida enlatada. Leche en polvo, atún en lata o bolsa, frijoles, arroz, lenteja, sopa pasta, aceite, azúcar.
  • Cubrebocas, guantes, paracetamol, isodine, jabón neutro, botiquín de primeros auxilios.
  • Palas, picos, linternas, baterías.
  • Comida para mascotas.
  • Ropa, colchonetas y cobijas nuevas.

 

Por favor, NO difundas:

*Noticias falsas.

*Memes sobre el sismo.

*Bromas sobre el sismo.

 

Grupo Gayosso en conjunto con el Gobierno de la Ciudad de México otorgará servicios funerarios gratuitos. Teléfono 01 800 716 1616. RT.

 

Si eres voluntario, solicitan ayuda en el estado de Morelos.

Sismo en México hoy, 19 de septiembre de 2017… Treinta y dos años después del Temblor del 85

Sismo en México: Una frase que aterra a cualquiera. Incluso a quienes vivimos donde no tiembla…


México se encuentra en estado de emergencia por el #sismo.

Pongo a disposición de ustedes mi web, TodoMePasa.com, y todas mis redes sociales para difundir información, nombres de desaparecidos,información sobre albergues y centros de acopio, hospitales. LO QUE NECESITEN.

Correo y Skype: jessdejuarez@gmail.com.
Twitter @TodoMePasa
www.Facebook.com/TodoMePasa


Hoy hace treinta y dos años hubo un sismo en México, en el Distrito Federal.

19 de septiembre de 1985. Una fecha que los mexicanos conmemoramos con simulacros para estar preparados en caso de siniestro.

Hoy fue el simulacro anual en la Ciudad de México, ahora llamada CDMX. El nombre de “Distrito Federal” dejó de existir. El simulacro fue temprano, a eso de las once de la mañana.

Poco después de dos horas se reportó un temblor catastrófico. Un sismo en México, de magnitud 7.1, con epicentro en un municipio del estado de Puebla llamado Rabosa.

Aquí en León Guanajuato no se sintió nada. Nada en absoluto. Desde hace siete años vivo sin ese miedo.

Apenas este 7 de septiembre hubo otro sismo en México, de 8.2 grados con epicentro en Tonalá, Chiapas. Oaxaca fue uno de los lugares afectados. Todavía se está recaudando ayuda para los damnificados…

Ya ni hablemos de la devastación que recién dejaron los huracanes en Florida y Cuba. Las desgracias se juntan como plaga bíblica.

El temblor del 7 de septiembre solo fue el susto en la Ciudad de México. Dicen que en la capital del país no causó tantos daños porque fue oscilatorio, no trepidatorio. Se hicieron las clásicas bromas en redes sociales por ser el mes patrio: “Y retiemble en sus centros la Tierra… Y zas, ¡que tiembla!”. Otro de sus chistes: “Lleven croquetas en los bolsillos del pantalón para que los encuentren los perros rescatistas”. ¿Será que este último lo dicen en serio?

Apenas le dije a mi esposo que los socavones no podían ser casualidad.

Nada es casualidad en esta vida. Primero fue el socavón del Paso Express o Paso Exprés, en Cuernavaca, Morelos. Pocas semanas después surgió el socavón en Reforma. Le pedí a Héctor que escribiera la explicación histórica de por qué se han hecho socavones en la Ciudad de México.

Su texto me recordó que México está situado sobre la Falla de San Andrés. Las placas tectónicas se desplazan de forma constante, aunque por lo general ni nos damos cuenta. Su artículo también me recordó que la Ciudad de México fue construida sobre un lago. Que los aztecas hicieron chinampas. Debajo de la CDMX hay drenaje muy viejo que se tapa en época de lluvias gracias a la basura. Todo esto lo escribió poco antes de que hubiera otro socavón, ahora en Cuajimalpa. Y uno más en la colonia Obrera, en Cuauhtémoc.

Ya pasó el dieciséis de septiembre, día de la Independencia de México. Ese día celebramos la libertad y lamentamos encontrar el cuerpo de Mara Castilla tirado, como un desecho. El sismo en México del día de hoy no ha causado bromas en redes sociales. Si algo ha causado es pánico. Pánico para quienes no lo sentimos pero tenemos familia y amigos en el Defectuoso (nunca mejor dicho). Pánico por los videos de edificios al momento de colapsarse. En la colonia Roma, en la Condesa, en la Del Valle, en la Narvarte. ¿Dónde más?

Pánico por el sismo en México. Ganas de llorar cuando te enteras de que cayeron escuelas con niños dentro. La escuela primaria Enrique Rebsamen, en la Nueva Oriental Coapa… ¿Qué otras?
Pánico por el sismo en México. Ganas de llorar cuando te enteras de que cayeron escuelas con niños dentro. La escuela primaria Enrique Rébsamen, en la Nueva Oriental Coapa… ¿Qué otras?

Pánico, y ganas de llorar cuando te enteras de que cayeron escuelas con niños dentro. La escuela primaria Enrique Rébsamen, en la Nueva Oriental Coapa… ¿Qué otras? El dramático rescate de la niña Frida Sofía. Cuando te enteras de que desalojaron la guardería del IMSS cercana al Metro Sevilla. Y que algunas clínicas no están dando servicio pues presentan daños.

Y para colmo se abrió un socavón más, en pleno Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Me enteré de la tragedia porque un amigo me preguntó si estábamos bien. Pensé que se refería a la muerte de Cosita, la perra que adopté hace quince años. Debimos dormirla este domingo pues tenía cáncer… Ya escribiré después al respecto, todavía lo estoy asimilando. Este es mi tercer día seguido vestida de negro.

Pero no: Mi amigo me notificó que acababa de sentirse un temblor.

Casi al instante sonó el teléfono. Era Héctor. Me pidió que llamara a nuestras madres para saber cómo estaban todos. Marqué a un lado y a otro. Era imposible comunicarse.

Por fin logré hablar con mi mamá: Que está bien. Mi abuela estaba bien. Menos mal, porque últimamente se ha estado cayendo y en su último accidente se fracturó la mano. Que la ciudad estaba hecha un caos, y mi mamá tal vez tendría que trasladarse caminando. Dice que le costó trabajo, pero por fortuna sí halló transporte público.

Y por fin logré hablar con mi suegra: Que está bien. El papá de mi esposo estaba bien. Pero que estaba angustiada. Y cómo no, si no sabía nada sobre nadie. No había noticias sobre mis cuñados, sobre mis sobrinos políticos. Que algunos estaban por la Zona Centro. Que cayó un edificio en la colonia Roma, que había fugas de gas en distintas partes. Caos total. Le pedí que no se preocupara. Le dije que todos estaban bien, que todo estaría bien. Que yo me encargaría de localizar a quien pudiera por internet… Era lo menos que podía hacer desde aquí para ayudar.

Dios bendiga a Mark Zuckerberg y su millonario invento de Facebook.

Entré al grupo de la familia de Héctor para reportar a mis suegros y pedir que se comunicaran. Una de mis sobrinas políticas dijo que estaba bien, y que su hija también. A salvo, aunque inquietas. Luego llegó Héctor y logró hablar con uno de sus cuñados. Todos bien. Todos a salvo. Nadie que lamentar por nuestra parte.

Luego entré a Twitter para enterarme de qué estaba sucediendo. Iba a poner radio por internet (increíblemente no tengo radio en casa). Pero no quería que mi hija viera o escuchara sobre la tragedia. Lo más que pude hacer para ayudar fue reenviar mensajes e instrucciones oficiales.

Qué alivio no haber estado ahí, no ver sangre, no ver heridos, no ver paramédicos.

Pero qué impotencia no poder estar ahí, no usar las manos para hacer algo más que retuitear caracteres.

Apenas ayer chateé con una amiga que también lee el Tarot. Hace un mes durmió a su gato por insuficiencia renal. Gracias a ella supe del 23 de septiembre de 2017: Ya están diciendo oootra vez que nos cae encima el fin del mundo… No sabía de esta nueva predicción del apocalipsis. Nunca falta que le pongan fecha cuando hay un eclipse solar. ¿Qué no se iba a acabar el mundo no recuerdo qué día de diciembre de 2012?

Pero no hacen falta eventos cósmicos lejanos. Ni que un Planeta X venga y choque contra la Tierra. Yo más bien pensaba en el apocalipsis de Donald Trump y de Kim Jong-un. En sus amenazas mutuas de lanzarse bombas nucleares. Le harían un favor al resto del planeta si sus misiles fueran personales y se mataran simultáneamente el uno al otro… Pero no es así. No sería así. Se llevarían por delante a muchísimos humanos.

También pensaba en los acuerdos para frenar el cambio climático.

Acuerdos que Donald Trump ha deshecho, porque en su miopía asegura que el calentamiento global es un mito. No lo es. Todos sentimos el calor que hubo el invierno pasado. También nos quejamos de algunos días de frío durante este verano. Todos vemos imágenes de devastación en distintos países por fenómenos naturales.

Ya mejor no hablemos sobre guerras ajenas y terrorismo…

No puede ser casual que haya habido un sismo en México el mismo día, treinta y dos años después del 85. Falta ver la cifra de muertos, de gente rescatada, de estructuras caídas, de personas que han desaparecido.

En México llueve sobre mojado. En México tiembla sobre los escombros. No falta quien aproveche la situación para hacer rapiña, para asaltar necesitados y saquear en las tiendas.

Pero la mayoría de los mexicanos no son así. No somos así. “Él no nació corrupto”, dice el comercial de la tele. Demostremos en este momento que tenemos el valor. Que no nos vale.

Estemos ahí para los demás. Estemos para nuestros hermanos, porque a fin de cuentas eso somos: Somos hermanos de patria, de sangre mestiza, de piel de distintas tonalidades. Aquí nos tocó vivir. Todos podemos perder a un amigo en cualquier momento, a un familiar, al conocido de alguien cercano. Ayudemos a quien esté a nuestro alcance, y confiemos en que otros ayuden a quienes amamos.

Se repitió la desgracia. No solo hablaremos del Temblor del 85, sino del Sismo en México de 2017.

La diferencia es que hoy estuvimos un poco más preparados. Hoy contamos con más medios tecnológicos. Tenemos internet y una página especial de Google para localizar a nuestros seres queridos. Y tenemos teléfonos celulares y iPhones para comunicarnos de inmediato. Tenemos médicos, al Ejército, rescatistas. Y nos tenemos el uno al otro.

Cada uno de nosotros podemos participar como voluntarios. Si alguien perdió su casa, alojémoslo en la nuestra. Así lo hicimos en la explosión de San Juanico. Así lo hemos hecho en distintos momentos en que el destino se ha ensañado. Este es el momento de sacar la casta, de demostrarle al mundo de qué estamos hechos. Aunque nos llueva sobre mojado, y aunque retiemble sobre los escombros. Nada nos debe vencer.

Mara Castilla: Descubren su cuerpo el día que celebrábamos la Libertad. #SiMeMatan

Descubren el cuerpo de Mara Castilla el día que celebrábamos la Libertad. #SiMeMatan

"Hoy

Texto: Gisela Andrade Maya

y Jéssica de la Portilla Montaño.


Gisela Andrade Maya.

 

En la misma semana que Sergio Zurita hace comentarios en contra de la libertad de las mujeres, se encuentra muerta a Mara Castilla.

Diariamente me llegan casos de desapariciones de niños y jóvenes. En ocasiones bastan pocas horas para que algunos aparezcan sanos y salvos. Como dice un popular dicho: “No andaban muertos, andaban de parranda”.

Desafortunadamente, no todos corren con la misma suerte. Y cuando hay actualizaciones de las notas, encontramos noticias fatales que dejan un vacío en el estómago y en el corazón.

Debo confesar que a veces me engancho con noticias. Así me pasó con el caso de Mara Castilla, la joven estudiante de diecinueve años cuyo único error fue confiar que podría divertirse…

El día que llegó su nota, debo admitir que muy en el fondo esperaba un final feliz. Incluso podría decirse que tuve un poco de esperanza cuando alguien llamó para decir que estaba bien.

Comencé a pensar en lo bueno que sería que las autoridades por fin hicieran su trabajo y pudieran localizarla y rescatarla con vida. Así como en las películas… Pero esto no era una película, ni las autoridades son competentes.

El viernes 15 de septiembre era mi día de descanso y, por ende, jamás checo las noticias ni el Facebook. Pero andaba organizando la cena de ese día con Jéssica. Nos reunimos como cada quince días para charlar, que Alicia y Aranza jueguen, y distraernos del mundo un rato.

No puedo describir el nudo que sentí cuando, al tomar mi celular, vi una notificación en el grupo de WhatsApp del trabajo. Mi jefe mandó un mensaje corto pero contundente: “Encontraron el cuerpo de Mara, acaba de confirmar la Fiscalía”.

Una semana completa dando seguimiento a la noticia, para que terminara como muchas otras: En feminicidio.

Un hueco en el estómago y los ojos rojos por contener el llanto. Ese era el resultado de lo que acababa de leer… ¿Cómo estará su familia? ¡Qué horror recibir esa noticia!

En fin, no podía apachurrarme, tenía que preparar todo para “celebrar”. Pero, ¿celebrar qué? Que en México, las mujeres somos más propensas que en otros países (excepciones: la India y Brasil) a que nos maten y que nos violen.

¿Celebrar que no estamos seguras a veces ni en nuestra propia casa? Aquí recordé el caso de Ena, también de 19 años, quien al darse cuenta de que su vecino brincó la barda, pidió ayuda por WhatsApp. Pero cuando llegaron a su domicilio, sólo encontraron a su bebé de un año, vivo, al lado del cadáver de su madre… Ena fue agredida por ser mujer y por estar sola. El bebé permaneció toda la noche abrazado al cuerpo de su mami. Tenía sangre de Ena en su mejilla.

Tamara de Anda denunció a un taxista por acoso sexual callejero porque la llamó “guapa”. El vecino de Ena presumía en sus redes y con sus amigos que tenía una vecina “muy guapa”…

Lo peor de estos casos es que están más cerca de lo que creemos. Una amiga, al abordar un Uber, notó que el conductor intercambiaba mensajes con alguien. Y entre la conversación alcanzó a ver que mandó una foto de ella. Afortunadamente pudo reaccionar, bajó del vehículo y reportó al conductor. No tuvimos que lamentar su pérdida.

Pero Francia Ruth no corrió con la misma suerte.

Ella quedó de verse con un chico que conoció en Tinder. Tal vez solo buscaba un poco de sexo. Tal vez una relación formal o una amistad. Pero lo que obtuvo fue ser cercenada, diluida en ácido para esconder sus restos, mismos que fueron abandonados en una azotea.

Por desgracia vivimos en un país que, no conforme con el número de víctimas de agresión, llama paranoicas a las mujeres que intentamos cuidarnos una a la otra. Y hasta recibimos burlas por ser “exageradas” y “querer llamar la atención”.

Mara Castilla publicó en mayo, en su cuenta de Twitter, un mensaje en apoyo al caso de Lesvy, la chica que fue encontrada muerta en la UNAM. La Rectoría se quiso deslindar alegando que había dejado de estudiar, que tenía problemas con las drogas y que era mala estudiante. Como si eso justificara la cruel forma en que fue asesinada por su pareja: estrangulada con un cable y colgada de un teléfono público.

“#SiMeMatan será porque me gustaba salir de noche y tomar mucha cerveza”, escribió Mara Castilla.

“#SiMeMatan será porque me gustaba salir de noche y tomar mucha cerveza.” Las redes retomaron la campaña que hicieron por Lesvy, ahora en apoyo de Mara. Mara Castillo murió, irónicamente, como dijo que moriría: Por salir de noche.
“#SiMeMatan será porque me gustaba salir de noche y tomar mucha cerveza.” Las redes retomaron la campaña que hicieron por Lesvy, ahora en apoyo de Mara. Mara Castilla murió, irónicamente, como dijo que moriría: Por salir de noche.

Las redes retomaron la campaña que hicieron por Lesvy, ahora en apoyo de Mara. Mara Castilla murió, irónicamente, como dijo que moriría: Por salir de noche.

Pero no fue su culpa. Ella sólo salió a divertirse. No fue su culpa que un malnacido se haya creído con el poder de quitarle la vida. Solo por ser mujer, solo por salir de noche, solo por regresar sola.

Me repugna y me hace sangrar los puños de la impotencia que vivamos en un mundo donde les parezca divertido que una mujer quiera sentirse segura.

Me causa náuseas que digan: “Pues entonces para qué sales”.

Esto como supuesta solución a la violencia que ellos no conocen. Porque nadie te mata por ser hombre. Ni te viola porque tomas un taxi en la madrugada.

Me sentí avergonzada cuando escuché de los labios de una compañera: “Pero solo a ella se le ocurre regresar sola a altas horas de la noche”…

Una mujer, criminalizando los actos de Mara, culpándola de su propia muerte… ¿Y el asesino? Ese maldito hasta sonreía a las cámaras del motel de donde salió después de violarla, tal vez con ella aún con vida, tal vez no… Sonreía porque sabe que no hay justicia, porque la sociedad condenaría a Mara Castilla por divertirse antes que culparlo a él por asesinarla.

Qué irónico es nuestro país, ese que compone cientos de canciones alabando la belleza de las mujeres y a su vez las golpea hasta darles muerte. Nos juzga de PUTAS y hasta se burla cuando pedimos los mismos derechos.

Mara, Ena, Lesvy, Francia Ruth, Fátima: Son solo algunos nombres de las hermanas que cayeron. Fueron víctimas de la falta de justicia, del machismo, de la violencia de género… De un sistema corrupto e inepto que, si no te mata, se burla de ti.

Hoy lloro por la muerte de Mara Castilla porque también soy madre. Soy hija y esposa, soy amiga, y salgo todos los días a trabajar con miedo a la incertidumbre de si volveré o no.

Porque, por desgracia, #SiMeMatan será porque soy mujer.

 


Jéssica de la Portilla Montaño.

 

#SiMeMatan será porque soy mujer.

Y #SiMeMatan será porque tengo vagina, nalgas, pechos y boca.

#SiMeMatan será porque a ti, hombre mexicano, te educaron para verme como un objeto sexual. Para verme como un repositorio donde descargar tus ganas.

Desde que era pequeña, algunos se creyeron con derecho de tocarme o de intentarlo. Supongo que una niña en falda larga de escuela de monjas es irresistible. Que una niña que se traslada sola a su colegio provoca pensamientos impuros en hombres normales. En hombres con hijas, en hombres con hermanas, en hombres que nacieron de una madre. Hashtag: #MiPrimerAcoso. Muchas mujeres dijeron: A mí jamás me han acosado. Qué suerte, te envidio. Otras personas, mujeres y hombres, dijeron: Exageran, pinche bola de feminazis.

Tengo tantos recuerdos desagradables. Está el de un fulano que tenía o fingía tener algún tipo de retraso mental. Andaba en rutas de pesero a la hora que el Colegio Simón Bolívar cerraba sus puertas. Se sentaba del lado del pasillo para obligarte a estar junto a la ventana. Traía una chamarra sobre las piernas. La única vez que sentí su mano cerca de mi vulva, apenas pude reaccionar… Y él con su cara de idiota, como si no entendiera por qué me urgía levantarme del asiento y bajar de esa unidad.

Tiempo después se lo conté a una amiga, esto entre lágrimas incontrolables que son clásicas en mí. Contestó que una bellísima chica de nuestro grupo, quien desde hace años sale en revistas de farándula, sufrió algo parecido. La diferencia: Ella, al sentir esas manos marranas, se puso en pie y armó mayúsculo escándalo: Pinche viejo marrano, pero qué le pasa, no me toque, maldito cerdo depravado. No me sorprende que esta niña haya hecho carrera como conductora y modelo.

Leí sobre el caso de Mara Castilla luego de ver que #SiMeMatan era primer lugar en tendencias en Twitter.

Desde que no me pagan para enterarme de las noticias desagradables que se venden, prefiero no indagar más de lo necesario. Pero a veces es inevitable. Así supe que Mara Castilla murió tal y como ella auguró en su mensaje en apoyo a Lesvy.

Busqué la cronología: Fue con sus amigos al bar The Bronx. Otra web decía que los trabajadores del bar ya estaban checando al pedazo de carne que poco después sería utilizado, estrangulado y tirado en un terreno baldío cercano al motel donde el conductor la violó. Mara Castilla tenía diecinueve años. Estudiaba una carrera. Tenía toda una vida por delante, vida que fue truncada por el impulso pasajero de un tipo que no pudo esperarse a llegar a su casa y arreglárselas con la mano.

Mara vivía en Cholula. Cholula, ciudad de Puebla, hogar del famoso “Góber Precioso” Mario Marín Torres, historia que ya conocemos de memoria. Ricardo Alexis López Díaz, el desgraciadito que conducía el Cabify que pidió la hermana de Mara, era de Tlaxcala. En Tlaxcala, México, las mujeres educan a sus vástagos para enamorar y vivir de padrotear a sus “viejas”.

Me pareció inconcebiblemente monstruoso cuando lo vi en equis programa: La hermana era una sirvienta, no más. Papá y mamá instruían al preadolescente tlaxcalteca sobre cómo enamorar a una desconocida y sacarle dinero obligándola a venderse por, no sé, cincuenta pesos. Y cuando la ahora prostituta se rebele de su chulo, basta con matarla y buscar a su reemplazo. Y así estas familias tienen a incontables jóvenes, algunas aún niñas, trabajando para ellos… por amor. Porque las convencen de que ganan el dinero por amor a su verdugo.

No sé si Ricardo Alexis López Díaz fue educado por sus padres de esta forma criminal, vividora y misógina.

Pero se le hizo fácil abusar de una mujer que viajaba sola en un servicio supuestamente seguro como Uber y Cabify.

Deslindemos responsabilidades:

  • Esto no fue culpa de Mara. Ella salió con sus amigos a divertirse a un bar.
  • No fue culpa de sus papás. Mara era mayor de edad, y tenía derecho a salir a donde quisiera.
  • Tampoco fue culpa de su hermana por pedir el Cabify. Ni de los amigos por no llevar a Mara a su casa. Cabify es supuestamente seguro e imagino que monitorean a los conductores como hacen los taxis de sitio.
  • Es responsabilidad de Cabify por no hacerle exámenes psiquiátricos a la gente con que trabajan. Un fulano que conozco está boletinado por andar de ratero en equis empresa, pero anda manejando su Uber.
  • El único culpable aquí es Ricardo Alexis López Díaz. Y tal vez sus padres, por no haberle enseñado a respetar a una dama como si fuera su hermana o su madre. Pero el único a quien se debe señalar es al violador, a quien la raptó, y a quien no le importó finalizar con una vida humana que para él no valía nada.

¿Tanto le costaba a ese monstruo dejar a la mujer en su hogar, irse a su casa y, no sé, perforar una toronja y hacerla suya? ¿Tanto le costaba recurrir a una almohada, a una muñeca inflable, a su mano que hoy gotea sangre femenina inocente?

Comprendo que hay gente psicópata, pero no el que cualquier hombre sea un violador en potencia. ¿Acaso son conscientes de que arruinan la vida de una niña por toquetearla, por hacerla víctima de abuso infantil? ¿Saben los pedófilos que los niños abusados terminarán con trastornos psiquiátricos y probablemente muertos por sus propias manos? Los progenitores que abusan de sus propios hijos, qué: ¿Fantasearán con poseerlos desde que la mujer se embaraza? ¿Tienen idea de que tal vez serán testigos del suicidio de la carne de su carne y sangre de su sangre?

¿Los delincuentes sexuales se saben protegidos por la impunidad que en México es ley?

¿Porque las familias con casos de incesto difícilmente denuncian al papá, al tío, al abuelito?

Este caso me recuerda un poco el del pudiente arquitecto colombiano Rafael Uribe Noguera. El hombre ya pidió perdón (¿?) por haber raptado, torturado, violado y matado a Yuliana Samboni, una niña indígena de tan solo siete años.

El caso de Mara Castillo me recuerda un poco el del pudiente arquitecto colombiano Rafael Uribe Noguera. El hombre ya pidió perdón (¿?) por haber raptado, violado y matado a Yuliana Samboni, una niña indígena de tan solo siete años.
El caso de Mara Castilla me recuerda un poco el del pudiente arquitecto colombiano Rafael Uribe Noguera. El hombre ya pidió perdón (¿?) por haber raptado, torturado, violado y matado a Yuliana Samboni, una niña indígena de tan solo siete años.

¡Claro! ¡Lo perdonamos por su feminicidio e infanticidio, y que siga adelante con su fabulosa vida, por qué no! Su familia, gente con influencias, se encargó de encubrirlo, de mentir por él, de ayudarlo… No entiendo: ¿Encubrieron a un pariente que resultó pedófilo, violador, torturador y asesino? ¿POR QUÉ?

El cocainómano arquitecto (imagino que utilizó el recurso de “no estaba en mis cinco sentidos”) fue condenado a cincuenta y tantos años de cárcel. Veamos cuántos cumple. Y veamos si le dan las comodidades que en México dan a los ricos encarcelados… O si le toca como en Estados Unidos, donde los violadores y pedófilos son tratados con la Ley del Talión.

Hace mes y medio fue cumpleaños de Gisela. Al ser ambas madres casadas, ella tenía ganas de organizar una “noche de chicas”: Irnos varias amigas suyas a un restaurante-bar de León, sin maridos ni hijas. Pero al trabajar ella en fines de semana, el día elegido fue un jueves. Se fue complicando el asunto: Sus amigas no sé, pero mi esposo trabaja temprano al día siguiente. Lo ideal habría sido irme de conductora designada…

¿Tomar un Uber? Nunca lo he usado, y no me da confianza desde que leí que un conductor de Uber violó a una mujer en la India. ¿Qué tal #SiMeMatan?

¿Pedir un Cabify? Ni idea, pero para el caso debe ser lo mismo.

¿Tomar un taxi de sitio que yo he utilizado? A Gisela no le agradó la idea, le pareció menos seguro que un Uber.

Se aguadaron nuestros planes por ya no recuerdo qué. Pero llegamos a la conclusión de que era mucho más sencillo, barato y sobre todo seguro festejar en una casa. ¿Qué tal #SiMeMatan porque fuimos a nuestro restaurante-bar favorito sin esposos que nos vigilaran?

¿Qué tal #SiMeMatan porque se me ocurrió vestir como se me daba la gana (jeans y una blusa de mi talla?).

¿O #SiMeMatan porque usé medias, tacones, minifalda, una blusita de tirantes? Nooo: ¡Qué tal si yo provoco que me falten al respeto! Dejen busco mi hábito de monja, mi Hijad, dejen me pongo mi pants más feo para ir a un lugar nice. Por favor, cero perfume: Qué tal #SiMeMatan porque me topé con un químico con complejo de Grenouille.

Y #SiMeMatan ya no pintaré mi boca de rojo porque, según una clase de la Escuela de Escritores de México, eso simboliza los labios vaginales hinchados por la excitación.


 

Si te gusta este articulo, o conoces a una mujer que haya sido víctima de la violencia, por favor comparte este texto. ¡Gracias!

iPhone X de Apple: La versión más novedosa del mismo juguetito caro

iPhone X: ¿Por qué medio mundo aspira a poder costearlo?

Hace aproximadamente una década a alguien se le ocurrió que un teléfono celular podía servir para más que recibir llamadas y mensajes de texto. Y de pronto, ¡boom!, entramos de lleno a la imagen digital. Ya no necesitabas invertir en una cámara fotográfica Nikkon: Cualquier teléfono servía para tomar imágenes de nuestro interés.

¿Que vas por la calle y ves un letrero que seguro le hará mucha gracia a tu tía abuela? Foto.

¿Que estás por comerte una orden de quesadillas del tamaño de tu cabeza? ¡Foto!

¿Que una nave extraterrestre aparece justo sobre el techo de tu casa? Mhhh, me pregunto qué es lo primero que uno haría, además de echarse a correr por si acaso… ¡Claro!, tomar una foto. O millones de ellas. O mejor aún: un video. Y si hay chance de tomarse una selfie con algún alien amigable, ¿pues qué mejor? ¿Cuántos likes y retweets y reposts obtendría semejante publicación? ¿Qué habría sido del Gangnam Style sin colorido video que rompió tantos récords?

Es innegable: Estamos en la era de las selfies. Y de los memes. De los YouTubers. Y de los Lores y de las Ladies. De las filtraciones, de los espías rusos y de los fraudes electorales hasta en Norteamérica. Y de las socialités, de las celebrities, de la gente común y corriente que de la nada se hace viral.

Hablemos de cualquiera de estas herramientas de autopromoción de las redes sociales. Las selfies y los videos son gratis, son instantáneos, y se pueden tomar sin ayuda.

Pero, como dijo una doña clasista en alguna temporada de Master Chef México: Para todo hay códigos postales.

Que existen niveles, pues.

Veamos:

Kylie Jenner, la Millennial que hizo un imperio de cosméticos luego de confesar una de sus cirugías plásticas, se toma selfies con iPhone. Bien podría Kylie usar un teléfono Samsung Galaxy, como la tableta que tiene mi hija… Pero nooo. ¿Cómo creen? Bien podría usar su iPhone con una cubierta para que la pantalla no se estrelle… Pero nooo. ¿Cómo creen? ¿Quién vería así el logo de la manzana mordida que nos recuerda la genialidad de Steve Jobs?

Kim Kardashian, la mujer más fotografiada del mundo, generalmente usa su iPhone con cubierta. Se comprende: es madre de dos niños pequeños y viene el tercero en camino.

Kim Kardashian y Kylie Jenner usan iPhone.
Kim Kardashian y Kylie Jenner usan iPhone.

Justin Bieber usa iPhone.

Ellen DeGeneres posa para una selfie pagada por Samsung… Pero tuitea desde su iPhone.

Gigi Hadid usa iPhone.

Miley Cyrus, Jack Black, Brad Pitt, David Beckham, Wilmer Valderrama… Googleen cualquier celebridad de la “lista A”, y seguro habrá al menos una fotografía de ellos tomándose selfies con un iPhone.

¿Y quién no aspira a ser una Gigi Hadid, un Brad Pitt, un David Beckham?

Vaya: Muchas nos conformaríamos con ser una Courtney Stodden. Nadie sabe a qué se dedica, pero bien que le alcanza para tener su iPhone.

Vaya: Muchas nos conformaríamos con ser una Courtney Stodden. Nadie sabe a qué se dedica, pero bien que le alcanza para tener su iPhone.
Vaya: Muchas nos conformaríamos con ser una Courtney Stodden. Nadie sabe a qué se dedica, pero bien que le alcanza para tener su iPhone.

Apple, una de las compañías mejor cotizadas de todo el mundo, es puntero de la tecnología. Sus productos son el estándar para la competencia: Apple dicta el tamaño y las características de la siguiente generación de teléfonos inteligentes. Por ello no es una marca precisamente económica. Cada que un nuevo modelo es lanzado al mercado, surgen los chistes del tipo: “Acaba de salir el iPhone X, y yo todavía estoy pagando mi iPhone 4”.

Porque no basta con tener cualquier teléfono: Este año tu teléfono tiene que ser un iPhone X.

Nunca falta que nos vean feíto a quienes aún tenemos un Nokia C-30 de teclado qwerty. Poco importa que sean virtualmente indestructibles (lo he comprobado con mi bebé). Aunque no soporte las aplicaciones de moda, la pantalla tradicional es una auténtica ventaja contra la touch.

Apple es una marca para personas pudientes o que aspiran a serlo. No cualquiera puede pagar los aproximadamente veintitrés mil pesos que costará el iPhone X en México. Y no faltará quien esté dispuesto a endrogarse con un crédito a plazos con tal de tenerlo. No es solo un teléfono bonito: es el mejor de todos.

En lo personal nunca fui fan de la marca Apple. En mis tiempos de Tec de Monterrey, las únicas máquinas disponibles en el laboratorio del Campus Ciudad de México eran las Mac porque siempre se trababan. Siempre. Desde que salió el iPod he odiado el iTunes, de hecho sigo peleando para sincronizar canciones con él. Claro que el iPad me dejó con la boca abierta la primera vez que lo vi, pero pensar en pagar ocho mil pesos de aquel entonces me pareció excesivo. Después vinieron las tabletas genéricas que apenas soportan el WhatsApp (el cual, por cierto, no me gusta: uso Skype, y sigo añorando el MSN Messenger). Mi mamá le regaló a Aranza una Samsung Galaxy para que vea en YouTube sus caricaturas: Little Baby Bum, Sarah and Duck, Shaun the Sheep, etcétera.

Mi opinión sobre Apple cambió cuando leí la biografía de Steve Jobs.

Y en definitiva me maravillé cuando unos chicos en apuros le vendieron a Héctor un iPad Mini que desde entonces no solté… Bueno, sí lo solté una vez (o varias) sin querer; y con la pésima suerte de que la pantalla se estrelló contra el suelo. Obviamente el teclado virtual ya no sirvió, así que tengo que girar el aparato como mil veces para escribir una sola palabra. También pasó a mejor vida el micrófono, y con él se esfumaron mis sueños de escribir más seguido dictándole al reconocimiento de voz.

Esto de la pantalla rota va a ser doble problema para quienes consigan su iPhone X. Ahora no solo deberán cuidar la pantalla-pantalla, sino que la cubierta de atrás ya no será de aluminio sino de vidrio. ¿Por qué? Pues para recargar la batería de forma inalámbrica. Así que esperemos que quienes saquen su juguetito a crédito cuenten con un seguro contra accidentes y resbalones.

Aquí abro un minúsculo paréntesis: El reconocimiento de voz de Apple es lo máximo. He usado el de Microsoft (Windows 7 para arriba) y el del sistema operativo Android, de Google. La diferencia es simplemente abismal.

Una de las características más comentadas del iPhone X es el Face ID, o reconocimiento facial.

Esto es: desbloquear tu teléfono por medio del escaneo facial. Omitiendo las bromas sobre celebridades que no podrán usar su celular tras la siguiente cirugía, hay polémica por dos cuestiones:

1) Alguien podría desbloquear tu teléfono mientras duermes.

Al decir “alguien” me refiero, por supuesto, a una pareja celosa. O, si eres más joven, a una mamá curiosa que quiere ver en qué andas y con quién… Al respecto, Craig Federighi, vicepresidente de Apple, afirma que debes mirar fijamente el aparato para que se desbloquee. Así que puedes seguir roncando con toda la tranquilidad.

2) Si un ladrón llega, te arrebata el teléfono, lo pone frente a tu cara para desbloquearlo y, ¡zas!, se va corriendo.

Para evitar esta situación, que suena un tanto rebuscada, el iPhone X cuenta con algo así como un “botón de pánico”. Si presionas los dos botones laterales al entregar tu teléfono, la función de Face ID se desactivará. Adiós metiches.

Esperemos que quienes saquen su juguetito a crédito también cuenten con un seguro contra robo… Sospecho que el ratero no te regresará el iPhone X solo porque no pudo desbloquearlo.

Ojalá y las nuevas características del iPhone valgan la pena el costo. Quienes no podemos (o no queremos) pagar el iPhone X, esperemos a que los fans de Apple vendan lo más pronto posible sus viejos aparatos… De preferencia sin rayones, si nos hacen favor.

Seguiremos informando.

Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez.

Twitter: @todomepasa

Facebook: @TodoMePasa

 

Si te gusta este artículo, apóyanos compartiendo en redes sociales.

Sergio Zurita: Si eres mamá, ya no tienes derechos… ¿Perdón?

Sergio Zurita, te informo:

El respeto no se gana. Se da, y ya.

 

Texto: MamiTatuada

Logotipo de MamiTatuada, autora invitada de TodoMePasa.com.

MamiTatuada.wordpress.com

 

 

“Vivimos en un mundo en el que educamos a las mujeres para cuidarse de no ser violadas, en lugar de educar a los hombres a no violar”.

 

Hace algunos añitos, cuando trabajaba en Exa, uno de mis momentos favoritos del día era la hora de la comida. Era cuando comenzaba el programa de “Dispara Margot, Dispara”, con el señor Sergio Zurita.

Sergio Zurita siempre me pareció una persona genial, con opiniones muy acertadas y un humor negro bastante bueno. Es por eso que era uno de mis conductores preferidos.

Sin embargo, hace unos días hizo un señalamiento muy preocupante. Si bien no estoy en contra de todo lo que dijo, sí quisiera expresar mi opinión al respecto:

Se hablaba sobre las mamás que van a recoger a sus hijos a la escuela vistiendo ropa provocadora. A esto, el señor Sergio Zurita pidió que no lo hicieran… Porque, al ser madres, dijo, ya no teníamos derecho de vestirnos como queramos.

Se hablaba sobre las mamás que van a recoger a sus hijos a la escuela vistiendo ropa provocadora. A esto, el señor Sergio Zurita pidió que no lo hicieran… Porque, al ser madres, dijo, ya no teníamos derecho de vestirnos como queramos.
Se hablaba sobre las mamás que van a recoger a sus hijos a la escuela vistiendo ropa provocadora. A esto, el señor Sergio Zurita pidió que no lo hicieran… Porque, al ser madres, dijo, ya no teníamos derecho de vestirnos como queramos.

Pero eso no fue lo que me preocupó.

Más entrados en la plática se dieron las posibles razones de esto. “Sus hijos van a sufrir”. “Los van a molestar otros niños”. “Le van a decir: tu jefa está bien buena o bien guanga”…

A ver, déjame ver si entiendo:

Según Sergio Zurita, una mujer no debe vestirse de cierta manera. Esto porque los hombres trogloditas no pueden ver un escote sin evitar una erección. O abstenerse de hacer comentarios grotescos.

¡Claro! Tiene toda la lógica del mundo.

Según Sergio Zurita, una mujer no debe vestirse de cierta manera. Esto porque los hombres trogloditas no pueden ver un escote sin evitar una erección. O abstenerse de hacer comentarios grotescos.
Según Sergio Zurita, una mujer no debe vestirse de cierta manera. Esto porque los hombres trogloditas no pueden ver un escote sin evitar una erección. O abstenerse de hacer comentarios grotescos.

Yo no me voy a meter en el discurso de si está bien o mal ser una “MILF”.

Eso es decisión de cada mujer, está en todo su derecho y no debería ser juzgada.

También hizo el comentario de que por el “feminismo” (no sé qué entiende por feminismo) estábamos a nada de poder matar a alguien sin que nos digan nada… porque somos mujeres.

Voy a ser directa:

¡WHAAAAAAT!

En serio. No puedo creer que compare una cosa con la otra. Vestir con libertad es comparado con quitarle la vida a alguien… Sergio Zurita: ¡Debes estar bromeando!

Hace unos años, cuando estaba embarazada, se hicieron comentarios similares acerca de mi apariencia. Como muchos saben, mi esposo y yo no somos una familia tradicional: Estamos tatuados, vestimos de negro la mayoría de las veces, escuchamos rock y no pertenecemos a ninguna secta o religión judeo-cristiana.

Estoy casi segura de que al leer nuestra descripción pensarán que somos unos drogadictos y pésimos padres. Pero no. También tenemos una carrera, un trabajo, plan de vida, valores y educación.

A mí me dijeron que en cuanto naciera mi hija debía (casi como una ley) dejar de tatuarme. Porque qué iba a pensar mi hija sobre su madre “que parece baño público”.

Claro que esos comentarios me molestaron. Porque, ¿qué les hace pensar a esas personas que YO voy a criar a un humano lleno de prejuicios? ¿Un humano que ande criticando la vida de otros? ¿Y que se crea con el derecho de decirle a los demás cómo vivir su vida?

Espero que cuando mi hija tenga la edad suficiente, ella respete a sus padres por todo el amor que le hemos brindado. Por toda la educación que le demos, por todos los valores que le inculquemos… En lugar de avergonzarse de nosotros solo porque los imbéciles de sus compañeritos fueron criados por adultos más imbéciles que ellos.

Quiero saber dónde está escrito (la Biblia no cuenta) que cuando te conviertes en padre debes dejar de lado las cosas que a ti te gustan.

Quiero saber dónde está escrito (la Biblia no cuenta) que cuando te conviertes en padre debes dejar de lado las cosas que a ti te gustan.
Quiero saber dónde está escrito (la Biblia no cuenta) que cuando te conviertes en padre debes dejar de lado las cosas que a ti te gustan.

Es decir: Si no haces daño a nadie, ¿por qué chingados se ensañan las demás personas?

Sí, soy madre. Y mi trabajo como madre es guiar a mi hija y convertirla en un buen ser humano. Un ser humano que no dañe a otros con alevosía y ventaja, que piense antes de actuar. Un ser humano con libre albedrío, inteligente, sabio y feliz.

Ese es mi trabajo. No tiene nada que ver el vestirme como se me dé la gana o tatuarme.

Y hay que aclarar que también existen códigos de vestimenta (me dan hueva, pero ahí están). No voy a ir a una entrevista de trabajo en pijama. Tampoco voy a ir a la playa en traje sastre… Aunque, más que código, es sentido común.

Antes de decirle a una mujer cómo debe vestir para evitar “faltas de respeto innecesarias”… Mejor eduque al neandertal de su hijo. O a su marido, para que no cometa esas “faltas de respeto innecesarias”.

Me han llamado feminazi solo por exigir el respeto que me merezco como ser humano. No estoy buscando matar a alguien. ¡Estoy tratando de que NO me violen o mematen por vestir como sea que me quiera vestir! ¿De verdad es tan difícil de entender?

Señor Sergio Zurita: Lo respeto como no tiene idea, pero… ¡POR FAVOR! ¡Basta de normalizar el machismo! ¡Basta de pensar que las mujeres son las culpables de sus propias violaciones o muertes! ¡Basta de quitarles responsabilidad a los agresores!

 

 

Estudiar o certificarse: Dilema de jóvenes y de algunos adultos

Estudiar para la vida, o solo conseguir un papel…

¿Educación o certificación? Ese es el dilema.

Saga: “Escuela, ¿para qué?”Héctor A. Ortega

 

Con mayor frecuencia, me pregunto: ¿Quién construye el proyecto de vida de los jóvenes? ¿Serán ellos mismos, sus amigos, sus maestros, o sus padres?

Es común que a la escuela lleguen personas con deseos de estudiar, de crecer, de ser alguien en la vida. El problema es que la mayoría quiere estudiar rápido, en el menor tiempo posible. Ante semejante contradicción suelo preguntarles: ¿Quieres estudiar, o sólo vienes por un certificado? La respuesta nunca es clara. A las personas les gustan los rodeos para justificar algo que los demás no necesitamos saber, pero lo evidencia su propio discurso.

El último día del ciclo escolar se presentó una joven con una urgencia mayor. “Necesito mi certificado de primaria, me lo están pidiendo en el trabajo para darme un mejor puesto.” La escuché atento por quince minutos, tras los cuales le informé los requisitos para estudiar en mi escuela. Hice hincapié en la fecha del nuevo ciclo escolar.

“Es que no me quiero inscribir, solo quiero que me ayude a sacar el certificado en un solo examen. Aunque sea deme un papel que diga que ya estoy estudiando. Si me ayuda, después vengo a inscribirme”. Soy un tipo que trata de ser empático, y valoro cada caso antes de ofrecer una respuesta. Este, a decir verdad, me pareció un acto cínico y comodino de una joven de apenas diecisiete años. Tras escucharla de nuevo, me centré en explicarle puntualmente en qué consiste mi trabajo: Ayudo a la gente a que aprenda. Mi trabajo no es imprimir certificados.

 

De cada diez personas que llegan a la escuela, solo una se inscribe para estudiar.

No sin antes intentar persuadirme para que la ayude a terminar rápido. En un examen, enfatizan. El INEA ofrece esa posibilidad en distintos programas. Ese es su mejor anzuelo para atraer usuarios (no estudiantes) a sus círculos de estudio.

El caso más reciente ocurrió hace unas horas. A la escuela llegaron una señora y un jovencito, este con un bebé en brazos. Tras explicarme la reciente paternidad del muchacho y la huida de la madre del bebé, la señora expresó sus deseos de que su hijo estudie y se siga preparando.

“Quiero que se inscriba en la preparatoria y que termine una carrera. Va a ser padre soltero y tengo que apoyarlo aunque sea con esto”.

Tras escuchar un discurso motivacional, le expliqué los requisitos para inscribirlo aclarando que si el muchacho quiere estudiar puede hacerlo en año y medio.

“¿No puede ser en menos tiempo?”, replicó la señora.

Le expliqué otra opción para hacerlo en nueve meses considerando que su hijo no cursó un solo grado de la secundaria.

“Es que yo necesito que certifique en un solo examen porque la siguiente semana lo quiero inscribir en la prepa”.

Este tipo de respuestas no me sorprenden. Por el contrario, me resultan comunes. Entonces una pregunta me ronda en la mente: Si su hijo no ha estudiado un solo grado de la secundaria, ¿cómo pretende que obtenga un certificado?

Le hice una propuesta: Evaluar al muchacho en un simulador de examen; cuarenta y ocho preguntas, dos tercios son de español y matemáticas. Si lograba treinta y seis aciertos, me comprometía a inscribirlo en el Programa Especial de Certificación (PEC).

El joven terminó la evaluación en menos de 15 minutos con apenas seis aciertos.

 

Traté de hacerles ver la importancia de obtener el certificado aunque eso implique tardarse un poco.

Ese tipo de recomendaciones también son parte de mi trabajo. Y suelo ser inamovible si no existen los argumentos para llevarme a pensar lo contrario. La señora, ya un tanto molesta, tomó el fólder en que llevaban los documentos y recriminó mi actuar puntualizando que estoy ahí para ayudar a la gente, y no para cortar sus aspiraciones. En seguida salieron del salón. Tampoco ese tipo de acciones me sorprenden. Son comunes.

Cuando me quedé solo, volví a pensar: Si son los jóvenes quienes están trazando su proyecto de vida, ¿cuál será ese proyecto? En cambio, si son sus padres, ¿qué buscarán ellos para sus hijos? ¿Resolverles la vida, o hacerlos responsables?

Los caminos del Señor son insondables, como indescifrable es el actuar de los padres de hoy.


Si te interesa estudiar o acreditar tus estudios y vives en la Ciudad de México o en el Estado de México, ponte en contacto con el autor Héctor A. Ortega al correo:

profesorhector_ao@hotmail.com

Tamara de Anda (Plaqueta): Bloguera, periodista, presentadora…

Tamara de Anda: columnista, presentadora de televisión y trending topic

Es notable la cantidad de visitas que TodoMePasa recibe por el texto firmado por #MamiTatuada: Sobre el acoso sexual de que fue víctima la periodista Tamara de Anda, nombre real de Plaqueta.

Tamara de Anda es una muy vieja conocida del ciberespacio. Hace una década su blog era de los más visitados y se le conocía como una “blogstar”. En ese entonces escribí sobre Plaqueta luego de encontrar un texto suyo en Selecciones del Reader’s Digest…

Mi abuela compraba la revista, ergo, medio México ha leído Selecciones porque la compran o compraban nuestros abuelitos. Por eso mismo no me extrañó que la columna de Plaqueta no durara más de tres meses: Algún carcamal malhumorado se habrá quejado por el humor irreverente de Tamara de Anda.

Lo mismo pasó en el Periódico AM de León Guanajuato: Un carcamal malhumorado se habrá quejado de los divertidos cartones de Explosión Sandía (saludos, carnal) que estuvimos publicando.

Ni modo: la ruquiza siempre gana en los medios impresos de paga. Por eso la chaviza y la chavorruquiza busca medios alternativos para dar a conocer su arte.

Tamara de Anda siguió adelante. Es parte de los escritores de columnas de blogs de El Universal, periódico de tiraje nacional. Plaqueta primero causó revuelo cuando denunció por acoso sexual a un taxista. La nombraron “Lady Plaqueta” en Twitter y se hizo tendencia.

Hace poco Tamara de Anda causó todavía más revuelo al echarle porras a “la Mars” en su columna.

Por si no saben quién carajos es Marcela Aguirre “La Mars”: Se hizo famosa porque a sus 16 años de edad dejó la escuela en busca de sus sueños…

Y luego volvió a ser noticia por un video donde se mete un condón en la nariz y lo escupe por la boca. Alguien se atrevió a decir que “La Mars es la Malala de México”. ¿PERDÓN?

Y de nuevo se hizo tendencia hace días que declaró que los pobres no deberían reproducirse, jajaja. ¿Supongo que por eso la niña es una máquina expendedora de condones moqueados y babeados? Y ya cerraron su página de Facebook luego de quejas de usuarios…

A ver ahora con qué sale, no he visto ni uno solo de sus videos porque cada clic le genera dinero y pos no.

Regresando a Tamara de Anda: Un día cualquiera le cambié de canal a la tele, y ahí estaba ella, en Canal Once. “Itinerario” se llama su programa. Va por la Ciudad de México visitando lugares como cantinas y torterías.

Desde aquí seguiremos su evolución, que ha sido notoria considerando que comenzó en Blogspot.

Mientras tanto les dejo lo que escribí el 16 de abril de 2008 en este mismo blog:


Recibir la revista Selecciones es una tradición para la mayoría de las familias mexicanas que conozco. Y, claro, la casa de ustedes no podía ser la excepción. Mi abuela es suscriptora desde hace años, siglos diría yo.

Mi mamá ha comprado nosécuántosmil enciclopedias y atlas y alguna que otra colección de álbumes en casete, LP y discos compactos con la esperanza de llevarse el premio gordo del gran, gran, ¡graaannnNNN!!! sorteo de cada año.

Bueno. Apenas ayer encontré el ejemplar de este mes, bien escondidito entre las cosas de mi abuela por aquello de la clásica pelea: ¿Quién agarró el Selecciones? ¿Dónde lo dejaron?

El caso es que ojeé la portada, como siempre, y me encuentro con el texto “Nueva sección: La neta de Plaqueta”…

¿PLAQUETA???

…naaa.

Abro la revista y, bingo: una foto de Tamara de Anda, la del famoso blog Plaqueta y ya, y un texto divertidísimo: “De pelos”. ¡Pasó de bloguera de Internet a una revista de circulación nacional!

Si bien comencé a leer a Plaqueta desde que la descubrí gracias a un blog genial llamado El licuado mental (I love it)… La verdad es que no conozco mucho sobre su trabajo fuera del ciberespacio.

Me pareció curioso más que nada porque uno busca en Internet las bitácoras de escritores publicados por grandes editoriales.

Pero ahora me encuentro con una blogstar que ahora mismo es leída por muchas personas que tal vez ni siquiera navegan por Internet. Y Selecciones es el tipo de revista que uno guarda para leer y leer y releerla en algunos años.

Me pregunto si el éxito de su blog influyó para que un texto firmado por ella esté ahora en mi escritorio. Y si la publicación de su columna en una revista influirá a su vez o no en la popularidad de su bitácora online. Interesante, ¿no creen?

Y, cosa curiosa:

Dando el rol por los blogs de mis colegas, me encontré con que Jesús Francisco Conde (colega fantasiofrénico) escribió un post en donde menciona a Plaqueta en la primera parte… y a su servidora en la segunda. ¿Y qué creen? que soy la “de dulce” 😀 jaja

 

2. De dulce. Una linda chica, colega y egresada de la SOGEM (no voy a decir tampoco lo que pienso de esta institución) está publicando una novela en su blog. Así sin más, es un experimento “literario” escrita casi en tiempo real.

No creo que sea novedoso, pero ha tenido buena aceptación entre sus lectores virtuales. La novela se llama Eterno domingo y va por el capítulo catorce, si quieren echarle un ojo, la dirección es http://www.todomepasa.com/

CUIDADO: No estoy recomendando el experimento, aunque tampoco lo denosto. Sólo se los paso para que me digan qué opinan. Gina Halliwell (Jéssica de la Portilla) es quien firma los textos. Es compañera de publicación en Fantasiofrenia II y una persona muy agradable.

Amigos imaginarios: Este es mi sueño recurrente (Continuación)

Amigos imaginarios: Este es mi sueño recurrente (Continuación)

 

Lee la primera parte aquí: 

http://www.todomepasa.com/2017/08/sueno-recurrente.html

 

Un día cualquiera del mes de diciembre, poco antes de las vacaciones, Berenice y papá subieron a un taxi de sitio. Berenice iba retrasada para ir a la escuela, y el chofer había llevado el automóvil chocado al taller. Alguien tenía que ocuparse de que la preadolescente (prepuberta, se llamaba a sí misma) cumpliera sus pocas, poquísimas obligaciones.

Papá y Berenice no se dirigían la palabra. Clásico, superclásico en ellos. Ninguno recuerda por qué había sido la última pelea: Demasiadas horas facturadas por el recién lanzado servicio de internet. Antes se pagaba por hora, sin contar que uno se conectaba vía llamada telefónica.

¿Con quién hablas tanto tiempo?, preguntaba papá.

Con mis amigos imaginarios, decía Berenice.

Papá sonreía pues, sí, era “lo normal”. Berenice nunca tuvo con quién hablar, así que siendo pequeña se inventó dos o tres amigos para entretenerse. Cuando yo aparecí en escena, Berenice me llevaba demasiados años de edad.

A Berenice le gustaba jugar Turista Mundial.

No el de Disney, tampoco el Monopolio: El Turista azul, el de los billetes grises de cinco pesos, azules de veinte, rosas de quinientos. Le gustaba abrir la caja y contar los mil quinientos pesos que cada participante necesitaba para comprar. Desde Estados Unidos de América hasta Inglaterra, cuatro aerolíneas, evita Groenlandia y la cárcel, procura caer en Oceanía. Más las casillas para tomar una carta o un telegrama.

Papá compró varias versiones actualizadas del Turista. Berenice tiró cada caja en el bote de la basura. ¿Correos electrónicos en vez de telegramas? ¿Moldavia, Lituania y Letonia en lugar de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas?

El juego era lo de menos: así se tratase de dominó, parkasé o serpientes y escaleras, Berenice siempre jugaba por dos. Bien pudo haber jugado con alguien más, no sé, alguna de las varias muchachas que trabajaron por ratos en el departamento de papá. Pero a ella le gustaba tomar al menos dos fichas y fingir que era su propia gemela. Ya no recuerda quién era la gemela buena y cuál la malvada.

Entonces llegué yo. No éramos gemelas, pero nuestro papel como la hermana buena o la hermana mala en cuestión de meses se definió.

Continuará.