Feminazis y Luchonas: víctimas del machismo (I) – MamiTatuada

Feminazis y Luchonas: víctimas de una sociedad que normaliza el machismo

Texto: MamiTatuada

Logotipo de MamiTatuada, autora invitada de TodoMePasa.com.

No quiero meterme en polémicas ni discursos moralistas de que si es necesario o no el feminismo para la sociedad. A decir verdad no me considero feminista y cualquier grupo extremista me parece nefasto. Pero cuando las agresiones físicas o psicológicas se hacen notar en contra de un grupo que lucha por sus derechos y oportunidades, es cuando debemos preocuparnos por el tipo de sociedad que estamos creando. O por lo menos permitiendo.

He visto que se señala mucho a dos tipos de grupos conformados por mujeres. Por un lado tenemos a las feministas, mal llamadas feminazis. Y por el otro a las madres solteras. Ambos grupos tienen una cosa en común: Son señalados y humillados por personas que no solo no comparten sus ideales, sino que las consideran una burla y un estereotipo. Vamos a explicarlo más a detalle y a “definir” en qué consiste cada grupo, según los agresores.

Feminazis: Son mujeres feas, gordas por lo general, que odian a las mujeres delgadas por considerarlas “sumisas”. Odian a los hombres por ser potenciales violadores y los creadores del patriarcado opresor. No se depilan las axilas por ser un claro ejemplo de opresión de género.

Luchonas: También conocidas como la “Kimberly” o la “Brittany”. Son mujeres de clase baja que gustan de la música banda y el reggaetón. Son madres solteras que por lo general tienen más de un hijo de diferentes padres. Encargan a sus “bendiciones” con la abuela para ir a beber los fines de semana y conseguir pareja o tener sexo.

No me preocupa el hecho de que se usen estos términos para referirse despectivamente a cierto tipo de mujeres. Lo preocupante es que se considere que las descripciones deberían ser ofensivas. Es decir: Una mujer no tiene permitido ser gorda, ni fea. Mucho menos dejarse crecer los vellos de las axilas. Por supuesto tampoco tiene permitido embarazarse de dos hombres diferentes. Ni mucho menos salir a beber los fines de semana.

Continuará.

Feminazis y luchonas: víctimas de una sociedad machista

Feminazis y luchonas: víctimas de una sociedad machista

Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez

De vez en cuando reapareces. Esperas a que esté distraída, me acechas como un recorte amarillo que no sé de dónde saqué y entonces reapareces, sólo en ciertas ocasiones, precisamente cuando creo ya no extrañarte, me acompañas por breves instantes y de inmediato te disuelves, te haces espuma callada... Puede que siempre estés ahí y yo ni siquiera te note.

También te podría gustar...

9 Respuestas

  1. yo supongo que todo a lo que refieres aquí es sarcasmo puro, pero no lo dices para no hacerlo tan obvio, ¿verdad?

  1. 23 Enero, 2017

    […] Feminazis y Luchonas: víctimas del machismo (I) – MamiTatuada […]

  2. 3 Febrero, 2017

    […] la saga: Feminazis y […]

  3. 15 Febrero, 2017

    […] la saga: Feminazis […]

  4. 18 Marzo, 2017

    […] de Anda, tachada de ‘feminazi’ por denunciar a un […]

  5. 5 Septiembre, 2017

    […] los últimos meses, a partir del éxito que tuvieron mis textos sobre Feminazis y Luchonas, tuve la oportunidad de platicar con grandes mujeres feministas. Por lo que terminé […]

  6. 17 Septiembre, 2017

    […] Feminazis y Luchonas: víctimas del machismo (I) – MamiTatuada […]

  7. 17 Septiembre, 2017

    […] Desde que era pequeña, algunos se creyeron con derecho de tocarme o de intentarlo. Supongo que una niña en falda larga de escuela de monjas es irresistible. Que una niña que se traslada sola a su colegio provoca pensamientos impuros en hombres normales. En hombres con hijas, en hombres con hermanas, en hombres que nacieron de una madre. Hashtag: #MiPrimerAcoso. Muchas mujeres dijeron: A mí jamás me han acosado. Qué suerte, te envidio. Otras personas, mujeres y hombres, dijeron: Exageran, pinche bola de feminazis. […]

  8. 3 Octubre, 2017

    […] han llamado feminazi solo por exigir el respeto que me merezco como ser humano. No estoy buscando matar a alguien. […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: