Educación para adultos: Propósito uno – Héctor A. Ortega (nuevo en TMP)

Educación para adultos:

Propósito uno

Texto: Héctor A. Ortega

 

We don’t need no education
We don’t need no thought control
-Roger Waters.

En México se le llama Educación para Adultos pero el término, en la praxis, resulta engañoso y casi siempre desconocido para muchas personas que no imaginan que la educación es un derecho que no todos han podido ejercer por diversas circunstancias, casi siempre de índole socioeconómico.

Mi nombre es Héctor A. Ortega y soy educador, específicamente de esos que trabajan en la educación para adultos. Las preguntas con las que suelo ser bombardeado cada vez que me presento son:

¿Educación para adultos, qué es eso? ¿Desde cuándo existe? ¿Están incorporados a la SEP? ¿A poco los adultos van clases? ¿Y sí aprenden?

Y una vez que me tomo el tiempo necesario aunque nunca suficiente para responder, me veo en la obligación de escuchar cosas tales como: ‘Nunca hubiera imaginado que eso existía’, ‘Qué trabajo tan complicado’, o simplemente: ‘Yo no podría hacerlo’.

Y es que en realidad las personas no se toman el tiempo para asimilar que la educación para adultos no es algo extraordinario sino que se trata de una más de las modalidades que existen en el Sistema Educativo Nacional (igual a la educación especial o la educación indígena) aunque a nivel nacional está coordinada e impulsada por el Instituto Nacional de Educación para los Adultos (INEA) y cuya finalidad es tomar en cuenta a esos grupos que no han ido de la mano de los cánones dictados por la sociedad, es decir, atiende específicamente a tres grupos:

1) Personas mayores de 15 años que no saben leer y escribir (alfabetización),

2) Jóvenes y adultos, cuya edad mínima es de 15 años, que sabiendo leer y escribir nunca han iniciado, cursado o concluido la educación básica (primaria o secundaria), y

3) Jóvenes menores de 15 años que desean concluir la educación primaria.

Lo anterior me parece suficiente preámbulo para llegar a mi objetivo: el mundo escolar está plagado de historias que resultan peculiares y fascinantes y de no ser por alguien obstinado que se atreva a seleccionarlas, escribirlas y publicarlas, se van acumulando en el anecdotario de lo individual, cuyo uso regularmente es utilizado como ejercicio catártico dentro de los Consejos Técnicos Escolares donde se diluyen, o en el mejor de los casos, se reducen a simples descargas que identifican a todo el cuerpo docente transformándolo en un monstruo pasmado que parece perder la dirección.

Educación para adultos: Historias del educador y escritor Héctor A. Ortega para TodoMePasa.
Educación para adultos: Historias del educador y escritor Héctor A. Ortega para TodoMePasa.

El caso es que hace unas semanas y tras pensarlo demasiado, volví a abrir una cuenta de Twitter únicamente con el fin de seguir a unos cuantos escritores, promesas de las letras mexicanas y en una de esas, potenciales Premios Nobel de Literatura (¿acaso los borrachines que compartían los tragos con Bob Dylan sabían frente a quién se encontraban?). Una de las primeras personas a quien seguí fue precisamente a Jéssica de la Portilla Montaño, amistad virtual que data del año 2010 y cuyas letras en ocasiones han sido mi combustible para hacer lo que me corresponde a la hora de escribir. Pues bien, después de breves salutaciones y de ponernos al corriente de los últimos años (en 140 caracteres, claro) recibí una propuesta interesante para retomar el bolígrafo y salir de mi retiro obligado. Y aquí estoy, cumpliendo el primer propósito de este ciclo: escribir porque sí.

No sé si la propuesta de Jéssica se refería a esto, pero particularmente la idea de atrapar las historias que ocurren dentro de los espacios escolares llevaba un tiempo rondándome la cabeza. Historias que, estoy en la obligación de mencionar, han surgido casi todas en el ámbito de la educación para los adultos, modalidad que, por cierto, se me olvidó aclarar, no está plagada por adultos pero ese precisamente será un buen motivo para redactar algunos textos más, así que esto último lo dejaré anotado por algún lado.

Creo que cumpliré con mi trabajo de cazador de historias y le cederé a ella la posibilidad de seleccionarlas y publicarlas en este espacio esperando que resulten atractivas para alguien. Tampoco prometo escribir siempre historias que giren en torno al espacio escolar ya que suelo ser indisciplinado y muchas veces termino cambiando el rumbo hacia lugares que me resultan atractivos a pesar de su sordidez. Pero eso sólo el tiempo lo irá marcando.

Por ahora, sin más, aquí dejo la primera historia.


Héctor A. Ortega. Mexico, 1977.

Cuando fue niño no le gustaba leer y prefería ser vago trotacalles. La secundaria logró reencauzarle el camino y ahí comenzó su vocación por leer relatos y crónicas. La preparatoria lo convirtió en un cazador de historias mismas que se acumularon en las libretas que no usó en la escuela.

Bajo una identidad secreta estudió Pedagogía en la Universidad Nacional Autónoma de México. Sus mejores lecciones las aprendió ejerciendo la profesión de educador.

Sus historias han aparecido en diversas antologías como Palabras Malditas (Editorial Efímera), En el borde. Líneas y versos para emprender el vuelo. VIII y IX (Start Pro Editorial) y Rostros en la oscuridad. IV y XI (Ediciones Buuk).

En TodoMePasa.com presentará historias que ocurren en la escuela y una que otra sorpresa.

**************

Si te interesa el sistema del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) y vives en la Ciudad de México o en el Estado de México, ponte en contacto con el autor Héctor A. Ortega al correo:

profesorhector_ao@hotmail.com

Luchonas y Feminazis: víctimas del machismo (II) – MamiTatuada

Luchonas y Feminazis: víctimas de una sociedad que normaliza el machismo (II)

Texto: MamiTatuada

Logotipo de MamiTatuada, autora invitada de TodoMePasa.com.

Lee la primera parte aquí:

Feminazis y Luchonas: víctimas del machismo (I) – MamiTatuada

 

Estamos tan acostumbrados a señalar, a criticar a las mujeres por actuar de cierta manera, que olvidamos que nosotros mismos estamos muy lejos de ser perfectos, olvidamos que hay días en los que no actuamos como deberíamos, que se nos pasan las copas, que somos impulsivos, que a veces odiamos a otros y amamos a los equivocados… Nos olvidamos que antes de pertenecer a un grupo, somos humanos con defectos y virtudes, a los que obviamente nos gustaría que nos recordaran más por las cosas que hacemos bien, en lugar de ser señalados constantemente por nuestros tropiezos.

Como dije, no quiero entrar en el eterno debate sobre feminismo en la sociedad, pero quisiera invitarlos a reflexionar y darnos cuenta de lo mucho que pueden doler nuestras palabras, quiero invitarlos a dejar de normalizar las ofensas hacia un grupo de mujeres que luchan por sus derechos (“Luchonas”), dejar de compararlas con uno de los más grandes genocidas de la historia (“Feminazis”) y pensar que actuamos bien por ello.

Me preocupa que la violencia es aprobada cuando se aplica a alguien que “no piensa como yo” y se aplauda el hecho de agredir a una mujer (u hombre) porque me parecen absurdas sus creencias.

Me preocupa que se ridiculice el hecho de que una mujer quiera igualdad, como si fuera gracioso el solo pensarlo… Me preocupa que una madre soltera sea tachada como “fácil” o “puta” por haberse separado de su pareja o haber quedado embarazada…

Pero sobre todo, me preocupa que estos agresores se sientan superiores por burlarse y no se den cuenta de que la educación machista que han recibido, sea la que habla por ellos y la que ya domina su vida…

Ya basta de esto, no es nuestra obligación que todos nos caigan bien, mucho menos estar de acuerdo con todos, de hecho yo misma ni siquiera estoy de acuerdo con muchas cosas que promueve el feminismo moderno, pero lo único que sí debemos hacer como sociedad, es crear humanos más conscientes y respetuosos.

Vamos a intentar respetar más, vamos a intentar dejar de juzgar, hay que tener presente que no conocemos las historias que hay detrás de cada lucha.

Por ser luchona te hacen un meme:

Luchonas y feminazis, términos despectivos para las víctimas de una sociedad del machismo
Luchonas y feminazis, términos despectivos para las víctimas de una sociedad del machismo

Feminazis y Luchonas: víctimas del machismo (I) – MamiTatuada

Feminazis y Luchonas: víctimas de una sociedad que normaliza el machismo

Texto: MamiTatuada

Logotipo de MamiTatuada, autora invitada de TodoMePasa.com.

No quiero meterme en polémicas ni discursos moralistas de que si es necesario o no el feminismo para la sociedad. A decir verdad no me considero feminista y cualquier grupo extremista me parece nefasto. Pero cuando las agresiones físicas o psicológicas se hacen notar en contra de un grupo que lucha por sus derechos y oportunidades, es cuando debemos preocuparnos por el tipo de sociedad que estamos creando. O por lo menos permitiendo.

He visto que se señala mucho a dos tipos de grupos conformados por mujeres. Por un lado tenemos a las feministas, mal llamadas feminazis. Y por el otro a las madres solteras. Ambos grupos tienen una cosa en común: Son señalados y humillados por personas que no solo no comparten sus ideales, sino que las consideran una burla y un estereotipo. Vamos a explicarlo más a detalle y a “definir” en qué consiste cada grupo, según los agresores.

Feminazis: Son mujeres feas, gordas por lo general, que odian a las mujeres delgadas por considerarlas “sumisas”. Odian a los hombres por ser potenciales violadores y los creadores del patriarcado opresor. No se depilan las axilas por ser un claro ejemplo de opresión de género.

Luchonas: También conocidas como la “Kimberly” o la “Brittany”. Son mujeres de clase baja que gustan de la música banda y el reggaetón. Son madres solteras que por lo general tienen más de un hijo de diferentes padres. Encargan a sus “bendiciones” con la abuela para ir a beber los fines de semana y conseguir pareja o tener sexo.

No me preocupa el hecho de que se usen estos términos para referirse despectivamente a cierto tipo de mujeres. Lo preocupante es que se considere que las descripciones deberían ser ofensivas. Es decir: Una mujer no tiene permitido ser gorda, ni fea. Mucho menos dejarse crecer los vellos de las axilas. Por supuesto tampoco tiene permitido embarazarse de dos hombres diferentes. Ni mucho menos salir a beber los fines de semana.

Continuará.

Feminazis y luchonas: víctimas de una sociedad machista
Feminazis y luchonas: víctimas de una sociedad machista

Javier Duarte daba agua destilada a niños con cáncer

Javier Duarte daba agua destilada a niños con cáncer como “quimioterapia”

Diario edito noticias nacionales e internacionales. Por fortuna pocas veces nos tocan notas policiacas, pero me resulta imposible no dar clic en algún titular que tenga que ver con personas que dañan de cualquier forma a niños que no pueden protegerse. Y me enfado, y me aguanto las lágrimas las más de las veces, y juro que no volveré a leer noticias que no vayamos a publicar.

Ahora me encuentro con que el actual gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, denuncia que durante la administración de Javier Duarte se hicieron pruebas falsas de VIH-Sida, y algo en verdad inimaginable: inyectaban agua destilada a niños con cáncer.

Sí, Javier Duarte, el prófugo, el que nunca nadie vio cuando se largó de México, ese que pidió licencia para el cargo y a nadie se le ocurrió agarrarlo o darle un balazo antes de que se largara.

El mismo Javier Duarte que abandonó a sus propios hijos y los dejó con sus suegros para irse a recorrer el mundo con la lacra que tiene por esposa y a disfrutar sus miles de millones de pesos robados, desviados por medio de “La Licuadora”, que dio un contrato tras otro a empresas fantasma.

Ahora la pregunta es cuántos otros gobernadores, alcaldes “que roban poquito”, funcionarios de salud, ¿cuántos no hacen lo mismo que él? ¿Cuántos no dan medicamento caduco, cuántos no compran vacunas falsas, etcétera? ¿Cuántos no sabían de esto en Veracruz, en la Secretaría de Salud federal, en Presidencia?

Hace tiempo que no leía algo que me hiciera enfadar tanto. Javier Duarte de Ochoa, el cerdo que fue tan generoso de regalarle ropa de marca “de cuando era obeso” a sus sirvientes antes de huir del país. Oh, el mismo que fue expulsado del Pri de Enrique Ochoa Reza, guau, un castigo tan ejemplar. El mismo marrano que Andrés Manuel López Obrador denunció hace poco que fue protegido por el mismísimo presidente Enrique Peña Nieto (¿…acaso alguien lo duda?).

No se dejen engañar: la corrupción en Veracruz está desde Fidel Herrera. Y la corrupción en todo México… es algo cultural, dicen los filósofos.

Javier Duarte daba agua destilada a niños con cáncer como "quimioterapia"... ¿y en gobierno federal nadie se enteró?
Javier Duarte daba agua destilada a niños con cáncer como “quimioterapia”… ¿y en gobierno federal nadie se enteró?

Pues:

BRAVO, MÉXICO.

Preocupémonos porque ya casi nos cae Donald Trump, quien dice que los mexicanos somos un asco, jajaja, y con casos como este uno se pregunta por qué lo afirmará con tanta seguridad. Sigamos alertas ante las amenazas extranjeras mientras aquí los pendejos que nosotros mismos pusimos en las curules, los mismos por los que votamos para que nos gobiernen, para que esa bola de cínicos nos sigan ordeñando por lo menos los próximos dos años antes de que haya elecciones, elecciones “democráticas” (ohhh, Lorenzo Córdova se redujo el sueldo mensual de 177 mil pesos a sólo 160 mil, no mamar, qué generosidad la suya) que a fin de cuentas tampoco cambiarán nada. Sigamos comprándoles sus iPhones nuevos, financiémosles sus vales de gasolina, oficinas remodeladas, los XV años de sus hijitas, pólizas de gastos médicos mayores, sus pensiones vitalicias.

Cuando Enrique Peña Nieto llegó al poder, muchos (quienes creímos que gracias a él regresaría “la paz social”) especulamos sobre cuándo nos enteraríamos de que alguien asesinó a Felipe Calderón Hinojosa por su estúpida Guerra del Narco y los ya no sé cuántos cientos de miles de muertos (“daños colaterales”) que el enanillo falderón dejó. Y nada. Aquí sigue, muy sonriente dando entrevistas de apoyo a Margarita Zavala, quien se cree una Hillary made in Mecsicou y publica su biografía mientras medio país se ríe de “la calderona”.

¿Quién matará a Javier Duarte de Ochoa?, ¿la ley del karma?

¿Y qué pensó la bola de gobernadores rateros, alcaldes corruptos, políticos transas y demás que leyeron esto?, ¿que ellos jamás harían algo tan inhumano… o que cómo carajos no se les ocurrió a ellos hacer dinero envenenando a niñitos enfermos que diario luchan por sus vidas?

Poemas de amor: A tientas & Faraway, so close!

Poemas de amor: A tientas

Jéssica de la Portilla Montaño.

 

Y las miro lejanas mis palabras.
Más que mías son tuyas.
Van trepando en mi viejo dolor como las yedras.

Ellas trepan así por las paredes húmedas.
Eres tú la culpable de este juego sangriento.

-Pablo Neruda, Poema 5

Camino a tientas
pared contra manos.
Busco en otras partes
pistas de tu rastro.

Vago sin prisa
me arrastro entre piedras.
Busco tu presencia
saliva en mis venas.

Poemas de amor: Duermo sobre pasto / resplandece el rocío. / Miro en las estrellas / tu cuerpo sombrío.
Poemas de amor: Duermo sobre pasto / resplandece el rocío. / Miro en las estrellas / tu cuerpo sombrío.

Ando a tientas
exaltados sentidos.
Busco en la brisa
el vaivén de tu latido.

Duermo sobre pasto
resplandece el rocío.
Miro en las estrellas
tu cuerpo sombrío.

Te envío un abrazo
me hago un ovillo.
Consuela el calor
de recuerdos y olvidos.


Poemas de amor: Stay – Faraway so close!

Jéssica de la Portilla Montaño.

((Publicado el 21 de abril de 2009 en LaVidaEsUnPoema.com))

Poemas de amor: ...y aunque quisieras salvarme / y yo contigo quedarme / cada día estás más lejos.
Poemas de amor: …y aunque quisieras salvarme / y yo contigo quedarme / cada día estás más lejos.

A vampire or a victim?
It depends on who’s around.

You used to stay in to watch the adverts
You could lip sync to the talk shows

And if you look, you look through me
And if you talk it’s not to me
And when I touch you, you don’t feel a thing.

-U2, Stay
(Faraway, so close!)

Desaparéceme con tus brazos…

Podrías haberme tenido
compartir tu alegría conmigo

pero ya no es el momento

y aunque sigas a mi lado
cada vez te encuentro menos

y aunque quisieras salvarme
y yo contigo quedarme

cada día estás más lejos.

If I could stay, then the night would give you up
Stay, then the day would keep it’s trust

Stay, with the demons you drowned
Stay, with the spirit I found
Stay, and the night would be enough


Three o’clock in the morning

It’s quiet and there’s no one around

Just the bang and the clatter
As an angel runs to ground

Just the bang and the clatter
As an angel hits the ground…

Cuentos infantiles ilustrados: Un trompo de aire (Regalo de año nuevo)

Cuentos infantiles ilustrados:

Un trompo de aire

De: Jéssica de la Portilla Montaño.

En exclusiva para AntologArte, Literatura Infantil y Juvenil.

Ilustración: abtuno.

TodoMePasa.com


–¿Alguien sabe qué es un huracán?
–¡Un trompo de aire que sirve para volar!
Varias niñas rieron. Otras, abuchearon. Mariela se recostó en su pupitre con la esperanza de que nadie la viera.
–¿Quién dijo esa tontería?
–Ash. –La alumna más odiosa se puso de pie para señalar a la culpable. –¡Quién más iba a ser, Miss!

Cuentos infantiles ilustrados: Un trompo de aire, Jéssica de la Portilla Montaño (México).
Cuentos infantiles ilustrados: Un trompo de aire, Jéssica de la Portilla Montaño (México).

En el carro, la mamá ojeó el reporte.
–“Imaginación excesiva, alejamiento de la realidad, se solicita evaluación psicológica”… ¡Ay, niña! Te he dicho mil veces que la magia no existe. ¿No entiendes?
–¿Y las sirenas, mamá? ¿Y las haditas?
–¡Que no existen, niña! Ya deja de leer tonterías y mejor ponte a estudiar.

Mariela cerró con seguro la puerta de su habitación. Guardaba el cuaderno azul en un cofre bajo la cama. En una hoja blanca esparció pétalos de tulipán antes de escribir con zumo de limón:

Cuentos infantiles ilustrados: Un trompo de aire, Jéssica de la Portilla Montaño (México).
“Estoy en el salón de clase. De pronto, un trompo de aire del tamaño de un gato atraviesa la ventana y atrapa a mis compañeras. Se van volando hasta… ¡Cancún! ¡Sí! ¡Hasta Cancún!”.

–Qué raro… Vamos a esperar a que lleguen, ¿no?
–¡Sí, Miss!
–Bueno. Ponte a leer lo que quieras mientras califico exámenes.
–¡Sí, Miss!
La niña abrió su mochila para tomar el libro de Hans Christian Andersen.

Cuentos infantiles ilustrados: Un trompo de aire, Jéssica de la Portilla Montaño (México).
Cuentos infantiles ilustrados: Un trompo de aire, Jéssica de la Portilla Montaño (México).

Dos horas más tarde, el Director del colegio entró al salón.
–Carmina… ¿Carmina? ¡Despierta!
La profesora abrió los ojos de golpe. Mariela se aguantaba la risa.
–Te hablan por teléfono. De larga distancia. ¡Dicen que son tus alumnas!


 

Convocatoria literaria Antologarte 2016 Literatura Infantil y Juvenil

Jéssica de la Portilla Montaño es la cuarta participante y coordinadora de AntologArte, Literatura Infantil y Juvenil. Desde 2007 escribe en TodoMePasa.com, y desde 2015 es mamá de Aranza. “Un trompo de aire” es uno de sus cuentos infantiles ilustrados por abtuno.

Feliz año nuevo 2017 – TodoMePasa cumple 10 años en línea

Feliz año nuevo 2017 – TodoMePasa cumple 10 años en línea

 

Ayer quería cerrar el año 2016 con un post para agradecer a quienes siguen visitando este sitio… Pero había que hacer compras de último momento para la cena, hacerme guaje “cuidando” a Arancita mientras la bisabuela Lupe y la abuela Blanca ayudaban al chef Héctor, en fin: debía decidir entre escribir, así fuera algo breve, o convivir con mi familia.

Tal cual lo dijo mi madre: escribes mañana (o sea, hoy) para arrancar este feliz año nuevo 2017. ¿Por qué no?

 

Si la vida no es más que una sucesión de decisiones (no sé si es una frase célebre o acabo de inventar una cita citable), he tomado algunas tan pero tan malas que a fin de cuentas terminaron siendo parte de una cadena de buena suerte. Alguien allá arriba nos ha cuidado, no puedo negarlo luego de la ola de inseguridad que ataca la ciudad de León Guanajuato desde que se fue la célebre Bárbara Botello.

Alguien allá arriba es culpable de que yo esté con las cuatro mejores personas del universo (Lupita, Blanca, Héctor, Aranza) compartiendo una vez más una magnífica cena de Feliz Año Nuevo 2017.

Feliz año nuevo 2017 de parte de la mejor familia que una escritora podría tener.
Feliz año nuevo 2017 de parte de la mejor familia que una escritora podría tener.

Esperemos que así siga siendo durante al menos otros veinte años, en que podamos presumir de la bisabuela más longeva de México, de la abuela más amorosa, del esposo más laborioso y de la hija más sonriente.

Cuando comencé a escribir no lo hacía por gusto ni por deber sino por simple necesidad. Debía desahogarme con “alguien” cuando pensaba que no existía un ser en el mundo que me comprendiera. Por ahí tengo guardados esos cientos de poemas y de entradas de diario, listos para ser publicados en este blog o destruidos antes de que nadie tenga oportunidad de leerlos. Escribía a mano hasta que me dolían los dedos, y luego en el teclado hasta que acabé con mis muñecas.

Hoy día escribo porque quiero, cuando quiero, sin esperar siquiera el ser leída. Escribo, y ya. Y si tengo algo mejor que hacer, no lo hago. Le decía a mi colega Héctor Anselmo que prefiero pasar tiempo con mi familia que escribir sobre alguna familia, real o no, incluyendo la mía.

Feliz año nuevo 2017 de parte de la mejor familia que una escritora podría tener.
Feliz año nuevo 2017 de parte de la mejor familia que una escritora podría tener.

Comienzo el feliz año nuevo 2017 trabajando, contenta, luchando contra mí misma y contra ciertas ideas que me atormentan de tanto en tanto. Comienzo con mi familia, la única que tengo, la que me ama sin más condición y que sin duda daría su vida a cambio de la mía. La única familia que aparecerá en mi biografía oficial. A esta familia le debo todo: existencia, salud, alimentos, educación, juguetes, arte…

Comienzo pensando en los que se fueron, en quienes llegaron a señalar mis vacíos y que intentaron sin éxito rellenar ciertos abismos. De niña leía y volvía a leer Mujercitas, de Louisa May Alcott, la novela sobre cuatro hermanas que crecieron juntas desde bebés y son felices a pesar de la pobreza en que viven con su madre, y de que el padre está lejos en la guerra de la que en algún momento regresa… Linda, ficticia e infantil historia. De las cuatro, definitivamente yo habría sido Amy. Un día que me puse a leer en vez de barrer la casa, mi abuela fue y tiró a la basura mi libro. Ahora comprendo por qué. Y, además, le agradezco.

Comienzo agradecida y dispuesta a bajarle de voltaje a mi intensidad natural, a no añorar lo que no fue mío, a no mendigar dinero o cariño que debió pertenecerme por derecho divino. No me queda más que darle a mi hija lo que yo no haya tenido, porque Aranza es hermosa por el simple hecho de existir, de ser un bebé que se merece todo el amor infinito del universo. Si alguien es incapaz de sentir amor hacia otra persona, qué feo, no queda más que sentir lástima por ese desdichado ser. Decía mi maestro Guillermo Vega Zaragoza que la mejor forma de no amargarse uno solo es no estar al pendiente de lo que hacen los demás, y eso no aplica sólo para la escritura sino para todas las relaciones humanas en general.

Feliz año nuevo 2017 de parte de la mejor familia que una escritora podría tener.
Feliz año nuevo 2017 de parte de la mejor familia que una escritora podría tener.

Yo aquí seguiré, como siempre. Para quien me quiera, y para quien no. Este junio TodoMePasa cumple ya diez años, y me siento satisfecha con lo mucho o poco que he logrado, no como escritora sino como mujer sobreviviente. Soy lo que soy, bueno o malo, gracias a quienes me han apoyado, a quienes se atrevieron a compartir su valioso tiempo conmigo, a quienes han aprendido a torear mis demonios. No me queda más que agradecer a quien sea que me haya abandonado en este “infierno”, a quienes fueron lo suficientemente egoístas para pensar sólo en salvarse a sí mismos… Gracias, de verdad, de todo corazón, porque ahora aprecio más el fuego que me forjó.

Y pues a darle, porque nos espera un año del gallo repleto de cosas más importantes, como el giro que dará la historia mundial cuando Donald Trump se siente en la Oficina Oval de la Casa Blanca (la Casa Blanca de a de veras).