En el día de las madres… Simplemente perfecta

Este fue mi segundo año celebrando el día de las madres del otro lado, como madre de una nena que aún no sabe qué se festeja hoy ni por qué o para qué, pero ni falta que le hace a la verdadera reina de mi casa porque de cualquier forma ella me da toda su alegría y amor…

…aunque no tanto como a su papá, ¡grrr! Ahora resulta que la niña a sus trece meses y medio es fan de Ivonne Avilez porque le puse la canción de “La papa” (Papa, dame pa la papa) y le ENCANTA por el pretexto de decir mil veces “¡pa pa pa pa pa!”.

Jajaja, o como ayer que pasaron el comercial de Sylvester Stallone de “Te hace falta ver más box (bax)”, y mi hija contesta: “¡Ba!!!”. ¿Cómo no íbamos a doblarnos de la risa Héctor y yo?

Momentos tan fugaces como ese y mil otros más son invaluables, inolvidables, y no los cambiaría por ninguna cantidad de dinero, por ningún tipo de premio o reconocimiento, por ninguna ficticia libertad de irme de farra o de ratón de biblioteca, o de cinéfila, o de viaje o cualquier otra cosa cada fin de semana con gente que poco a poco se va.

Me lo advirtieron otras madres cuando yo renegaba, pero nunca creí que fuera tan satisfactorio y tan divertido estar en casa sin hacer absolutamente nada más que observar a mi bebé riendo, verla abrir su cepillito de dientes para hacer como que se lava los seis que ya tiene…

 

…y así puedo decir mil cosas más aprovechando que me he vuelto más cursi que de costumbre, pero en realidad quiero felicitar a todas las madres que le dieron la oportunidad de vivir a un ser que tal vez no esperaban ni planeaban, y aún así luchan sin egoísmo y con toda la valentía para que ambos salgan adelante.

Y sobre todo felicito a mis colegas ‘tardías’ que dimos prioridad a otros asuntos para no llegar a esta edad con las manos vacías, a quienes dijimos durante siglos que nuuunca jamás tendríamos niños y qué tal ahora, aquí, sin añorar para nada nuestra anterior soledad.

Les dejo un texto de mi autoría que este mes sale publicado en la Revista Delatripa (narrativa y algo más): Simplemente perfecta.

Porque así es Arancita: la mejor hija que una loca como yo podría tener.

En el día de las madres... un texto para mi hija: Simplemente perfecta.

SIMPLEMENTE PERFECTA
Jéssica de la Portilla Montaño.

La belleza no está en los ojos de quien la mira sino en los brazos que te arrullan porque eres  hermosa, no podrías serlo más ni aunque quisieras. Con tus ojos oscuros y el cabello marrón, los dientes separados que van surgiendo y te dan una sonrisa de pequeña Tribilina. Simplemente eres perfecta, con tus dos brazos y piernas, con tus manitas y pies, con cada dedo y el ombligo cerrado, esa naricilla que tocas cuando te pregunto dónde está. Me encantas, de una forma amorosa que no había sentido antes y que no tiene que ver con enamorar.
Crecerás para seguir siendo bella, tan hermosa como tu futuro hermano o futura hermana…

Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez

De vez en cuando reapareces. Esperas a que esté distraída, me acechas como un recorte amarillo que no sé de dónde saqué y entonces reapareces, sólo en ciertas ocasiones, precisamente cuando creo ya no extrañarte, me acompañas por breves instantes y de inmediato te disuelves, te haces espuma callada... Puede que siempre estés ahí y yo ni siquiera te note.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. bibi dice:

    Hermoso!!

    Mis bbs son perfectos tambien
    Los amo sin duda son lo mejor que me ha pasado
    Que bella inspiracion tienes
    Felicidades!

  2. Blanca Montaño dice:

    Qué lindo texto, vaya que estabas inspirada¡¡¡¡¡

  1. 27 Agosto, 2016

    […] de amor para un sexto […]

  2. 10 Mayo, 2017

    […] Día de la madre para festejar: […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: