Taller Fugaz, Primer Festival de Escritura Digital.

Minificción: De orden a veces cultural

Comencemos la semana con una minificción que escribí para el “Taller Fugaz” que coordinaron los escritores mexicanos José Luis Zárate y Alberto Chimal, ambos maestros de los textos brevísimos e impulsores de la llamada Tuiteratura.

 

Aunque ya se terminó, pueden echarle un ojo a los textos creados en la página de Literatura de Bellas Artes, y de paso pongan a trabajar la creatividad de sus dos neuronas:

http://www.literatura.bellasartes.gob.mx/tallerfugaz/

(Eso de las “dos neuronas” es un chiste local… ¿Cómo iba? “Tengo dos neuronas. Una es sorda, y la otra pendeja”. Y ya no me acuerdo qué más, porque una de mis dos neuronas es un poco olvidadiza. ¿O era olvidadiza? ¡No me acuerdo!!!)

 

El Taller Fugaz consistió en algunos ejercicios literarios para entusiastas y casos perdidos (como su servidora), basados en alguna imagen o video dejado por los profesores. El límite fueron 200 palabras, no más, lo que da pie a leer una que otra minificción recomendable en los comentarios. Una idea interesante para promover el Festival de Escritura Digital (que se llevó a cabo del 19 a 21 de abril del presente año).

 

Y la minificción que escribí dice así:

 

DE ORDEN A VECES CULTURAL – Jéssica de la Portilla Montaño.

Minificción para el Taller Fugaz de Alberto Chimal y José Luis Zárate

 

Luego del mediático escándalo por el último can que cambió de bando, el General Secretario dio órdenes de reclutar exclusivamente felinos. Si bien no tienen un olfato tan preciso como los chuchos, sí son más limpios y babean mucho menos. Además, rasguñan con gusto a los presos cuando es necesario torturarlos.

 

A pesar de estas ventajas, el funcionario exigió no descuidar ni la trayectoria ni las futuras finanzas de cada elemento, pues en México la corrupción es un asunto de orden a veces cultural y nunca falta un agente antinarcóticos que termina volviéndose adicto al poder o a los efectos de lo incautado.

Publicado por

Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez

De vez en cuando reapareces. Esperas a que esté distraída, me acechas como un recorte amarillo que no sé de dónde saqué y entonces reapareces, sólo en ciertas ocasiones, precisamente cuando creo ya no extrañarte, me acompañas por breves instantes y de inmediato te disuelves, te haces espuma callada... Puede que siempre estés ahí y yo ni siquiera te note.

Un comentario sobre “Minificción: De orden a veces cultural”

Deja un comentario