Primer mes de vida de mi bebé Jéssica Aranza – planeada, deseada, amada…

Primer mes de vida de mi bebé Jéssica Aranza

 

Una bebé perfectamente planeada y totalmente deseada, obvio que es la más amada…

 

Jéssica-de-la-Portilla-Montaño-Héctor-Juárez-Lorencilla-bebé-todomepasa-vestido-recién-nacida 
Mañana Aranza cumple su primer mes de vida. 
¡Pero qué rápido!!! 
Jéssica-de-la-Portilla-Montaño-Héctor-Juárez-Lorencilla-bebé-todomepasa-fotos-de-recién-nacido
Aunque Héctor y yo hablamos sobre ser padres desde que nos reencontramos, creí que jamás iba a suceder, básicamente porque desde que tuve edad de ser “cancha oficial” juré que nuuunca jamás traería un hijo a “este mundo tan horrible”…
Jéssica-de-la-Portilla-Montaño-Héctor-Juárez-Lorencilla-bebé-todomepasa-fotos-de-embarazadas
Pero la pura verdad es que estoy FELIZ de haberme decidido, de atreverme a ser responsable por la vida y el bienestar de un pequeño ser humano que cargué en mi panza durante nueve meses. 
Jéssica-de-la-Portilla-Montaño-Héctor-Juárez-Lorencilla-bebé-todomepasa-imágenes-de-embarazadas 
El embarazo fue la parte “divertida” del proceso, ahora estoy en la fase de los desvelos y de encontrar métodos milagrosos para que Jéssica Aranza logre dormirse (ayer a las 2 de la madrugada descubrí el fabuloso Método Oompa Loompa, video que se volvió viral cuando un pediatra lo recomendó. https://www.youtube.com/watch?v=4HkRETo-7mo). 
Jéssica-de-la-Portilla-Montaño-Héctor-Juárez-Lorencilla-bebé-todomepasa-cuidado-del-cordón-umbilical-recién-nacido
Ya no llora tanto como al principio, los primeros días fueron terriblemente estresantes porque uno no encuentra cómo tranquilizar al bebé y yo ya estaba más que arrepentida, jajaja. 
Jéssica-de-la-Portilla-Montaño-Héctor-Juárez-Lorencilla-bebé-todomepasa-asiento-de-bebé-Infanti-para-automóvil
Vaya que la he pasado bien, metida en casa con mi nena, y me cae que la maternidad debiera ser un trabajo remunerado porque apenas si da tiempo de hacer otra cosa que dar de comer, cambiar pañales (para quienes dicen que no quieren ser madres nomás por no limpiar caca ajena, dejen les digo que es no es nada desagradable a comparación de levantar mierda de perros y gatos), consolar en tus brazos a esa hermosa personita que aún no habla y llenó de alegría a un montón de personas desde que se anunció su llegada. 
Jéssica-de-la-Portilla-Montaño-Héctor-Juárez-Lorencilla-bebé-todomepasa-método-Oompa-Loompa-para-dormir-bebés
Ya casi pasó un mes de que llegaste a mi vida. No sabes lo agradecida que estoy de que me hayas elegido para cuidar de ti.
Primer mes de vida de mi bebé Jéssica Aranza.
Primer mes de vida de mi bebé Jéssica Aranza.

El nacimiento de Aranza

Jéssica-de-la-Portilla-Montaño-Héctor-Juárez-Lorencilla-bebé-todomepasa-fotos-de-recién-nacido



Hoy hace dos semanas que llegaste a mi vida.

No, mentira: ya casi pasaron diez meses desde que apareciste en mi panza. Pero hoy cumples quince días de nacida.

El parto fue la experiencia más horrenda. Luego de veintitrés horas de contracciones nos mandaron a quirófano a cesárea de emergencia, porque no querías salir y había riesgo de que sufrieras. Por fortuna todo terminó bien, aunque lloré desde que me dijeron que tocaba cirugía y el anestesiólogo me mandó dormir. No sé si naciste a las 5:05 de la tarde del miércoles 25 de marzo, como leí en mi expediente, o si fue a las 5:35 pm como le dijeron a mi familia. 

Tu papá estuvo conmigo desde que le pedí que saliera un poco más temprano de la oficina porque “ya era hora”, esperó a que nos ingresaran en el hospital y luego esperó noticias junto con tu abuelita Blanca y tu bisabuela Lupe, quienes tomaron el autobús desde el DF a la 1 de la mañana para llegar a León a las 6:30 de la madrugada. 

No tuve oportunidad de ver a tu abuela hasta esa noche, la primera noche de tu vida y que pasamos con ella. Tu papá y tu bisabuelita te conocieron hasta un día después, el jueves. Tu bisabuela, a sus 83 años de edad, viajó de noche y con el brazo recién operado por una caída nada más para conocerte, no le fue posible cargarte por esta ocasión, pero  esperemos que esté mucho mejor la siguiente vez que venga a verte. 

Ella y tu abuelita regresaron ayer al DF, pasaron con nosotros trece días para cuidar de ti y ayudarme en lo que me recupero. Gracias a sus consejos tu papá y yo aprendimos  a cambiar tus pañales sin tener accidentes tan seguido, a abrigarte y hasta  a quitarte el hipo con el dichoso “hilito rojo en la frente” (comprobé al menos tres veces que sí funciona).

Ya casi llega tu papá. Hora de preparar tu tina, tu shampoo y todas las cosas para bañarte…