Del caso de la niña adolescente golpeada por su madre, de Trinidad y Tobago

Del caso de la niña adolescente golpeada por su madre, de Trinidad y Tobago
 



En respuesta al texto: 

Sobre el video de la madre que le pega a su hija por subir fotos semidesnuda a Facebook


¿Cuántas mamás corrigen a sus hijos con golpes? Excluyendo los motivos, ¿cuántas mamás suben a Facebook el video de cómo corrigen a sus hijos con golpes?

La señora madre de esta niña humilla y atenta contra la estima de su hija,  es el caso donde el remedio salió peor que la enfermedad.

Quien sube su vida a internet no tiene privacidad, todo es público y es una invitación a que todos, absolutamente todos, opinen de uno: especialistas, profesionistas, padres de familia, religiosos, políticos, jóvenes, señoritas, niños, maestros, pervertidos, degenerados, sociópatas, voyeuristas, etc.

Analicemos la situación: 

1.- La niña tiene acceso a las redes sociales en la computadora de la casa; 

2.- La niña no es supervisada por su madre; 

3.- La niña tiene libertad y medios para subir sus fotos a Facebook; 

4.- La niña abusa de la confianza de su madre y sube fotos semidesnuda; 

5.- La madre considera obscenas o sucia las fotos y los mensajes; 

6.- La madre regaña y corrige a su hija con golpes; 

7.- Y para escarmiento y de lección sube el video de la golpiza a su hija a su Facebook. 

8.- Posteriormente declara en entrevista que está dispuesta a ir a la cárcel por lo que le hizo a su hija. 

9 .- Todo el mundo quiere opinar si estuvo bien o estuvo mal. 

10.- Se vuelve un trend topic.

¿Cómo es que una niña de Trinidad y Tobago tiene acceso a internet? Para empezar, sólo el 17% de su población se encuentra en pobreza, es decir, viven mejor que nosotros los mexicanos: exportan hidrocarburos, caña de azúcar, azúcar, ron y cacao y han tenido crecimiento económico en los últimos 8 años.

El comportamiento de la madre fue abusivo y visceral. No ponemos en duda sus sentimientos de amor hacia su hija ni la forma de corregir a su hija (es una madre grande, ignorante y afectada por lo que hizo su hija) sino la forma humillante de corregirla y el abuso de ventilar la golpiza a su hija  en internet.

Más del 70% de los cibernautas aprueban el comportamiento de la madre, esto quiere decir que: ¿están de acuerdo en usar violencia para corregir las faltas de sus hijos?, ¿en todas las faltas o sólo en las de carácter sexual? El video que vi está titulado: “Así deberían de reaccionar todas las madres cuando las hijas suben fotos a las redes sociales enseñando de más” como un ejemplo a seguir. 

La madre, para corregir el comportamiento INCORRECTO, INMADURO y SUCIO de su hija, aplica la mejor solución a su alcance: la golpea con un cinturón, la insulta, y se burla de niña, diciéndole: aquí tienes tus “LIKES”. 

¿En verdad esa es la mejor forme de corregir? 

La mamá está enojada más que desesperada, se ve inmediatamente; especular si son pobres, si le afectó la ausencia del marido o padre respectivamente, si tiene estudios es circunstancial, el hecho trascendente es la publicidad de esa humillación, no la golpiza.

La primera reacción de cualquier madre – padre ante una falta de ese tipo, lo más normal es que le den una buena regañada y unos cinturonazos y le suspenda la computadora. 

No existen medidas sobre cuántos manazos o cachetadas o cinturonazos son los correctos y los justos, ni la intensidad y fuerza de los mismos, cada padre considera cuántos hay que darles de acuerdo a la gravedad del asunto.

La niña  recibió bastante golpes por su falta, ¿cuántos golpes les damos a los padres por sus faltas? Las fallas de un padre hacia sus hijos dejan huellas para toda la vida; la falta de esta hija atentó contra ella misma (su estima, prestigio, reputación etc.). Este tipo de fallas que menoscaban la personalidad, la autoestima, la autoimagen, el autoconcepto, no se corrigen con golpes sino con palabras de comprensión, de apoyo, con supervisión en las amistades.

Pero el hecho de que más del 70% de los cibernautas cree que se hizo lo correcto sólo deja ver los niveles de violencia que se viven al interior de las familias y sus modos de educar y de corregir.





Héctor Juárez Lorencilla es Licenciado en Leyes, en Educación Primaria y en Relaciones Internacionales. 

Terapeuta, experto en niños problemáticos, profesor de regularización de todos los niveles y todas las materias.

Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez

De vez en cuando reapareces. Esperas a que esté distraída, me acechas como un recorte amarillo que no sé de dónde saqué y entonces reapareces, sólo en ciertas ocasiones, precisamente cuando creo ya no extrañarte, me acompañas por breves instantes y de inmediato te disuelves, te haces espuma callada... Puede que siempre estés ahí y yo ni siquiera te note.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: