Colosio: Recuerdo la noche que mi madre lloró a un priísta

Colosio: La noche que mi madre lloró a un priísta

De lo que más me acuerdo del asesinato de Luis Donaldo Colosio hace ya 20 años es de mi mamá llorando cuando al fin lo declararon muerto.

Yo ya había comenzado mi querido diario, pero no recuerdo haber escrito palabra alguna sobre el magnicidio.

De lo que sí hablé, así haya sido menos de media cuartilla, fue de cómo me puse a llorar (raro, raro) porque “el malvado” Ernesto Zedillo ganó las elecciones.
Mis cuatro primas menores y yo, que siempre andábamos juntas en las vacaciones, estábamos en la sala de “mi Ana Madrina” viendo la tele. No creo que nos hayamos reunido a ver las noticias cual si hubiesen sido caricaturas: lo más seguro es que hayan interrumpido la transmisión de alguno de nuestros  bobos programas para dar el fabuloso resultado de los comicios.

No lloré porque supiera gran cosa de política, si la verdad es que a los catorce a duras penas si sabes medio bemol sobre música.

No lloré porque ganara el PRI oootra vez, ni porque presintiera el “error de diciembre” (y no me refiero a mi primera briaga navideña por culpa de los “moraditos” de mi prima Sandra).

Siempre tuve la manía de ser “fans” (como dicen del “amorsss”) de personajes medio nefastos. Mi hoy esposo, profesor Héctor Juárez Lorencilla, nos había puesto a investigar las plataformas de los tres principales partidosde México, y zas:

No sé si el PAN me convenció desde que leí la bola de patrañas que ni Vicente Fox ni Felipe Calderón cumplieron (hasta eso, el segundo recién obtuvo puntos a favor pues autorizó que mi vecina fuese operada sin costo por un embarazo ectópico), o si fue hasta que vi al flamante Jefe Diego Fernández de Cevallos en el famoso debate en la tele.

Yo qué: desde niña tuve un algo por los hombres mayores.  Cuanto más decrépitos y mentirosos, mejor.

Esa noche estaba en mi ex departamento de la colonia Portales Sur, que se encontraba en remodelación por mi próxima microfiesta (o sea, no la fastuosa y tradicional con vestido de piñata de algún color raro)de cumpleaños número XV. En algún momento sonó el teléfono: era ese chico lindo al que preferí no hacer caso pues, entre otras cuestiones, me llevaba siete años de edad.

Imagino que no hice gran caso a mi llamada por estar viendo el debate. Casi nadie se acuerda del “Compatriaaautas” de Zedillo (me sigo riendo), mientras que Cevallos me superembobó. Cuauhtémoc Cárdenas no era muy importante para el caso, pues más de un novato fuimos engatusados por el Jefe Diego.

Y después…

Colosio: La noche que mi madre lloró a un priísta.

Colosio: La noche que mi madre lloró a un priísta.

Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez

De vez en cuando reapareces. Esperas a que esté distraída, me acechas como un recorte amarillo que no sé de dónde saqué y entonces reapareces, sólo en ciertas ocasiones, precisamente cuando creo ya no extrañarte, me acompañas por breves instantes y de inmediato te disuelves, te haces espuma callada... Puede que siempre estés ahí y yo ni siquiera te note.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 1 Junio, 2017

    […] el caso de Mario Aburto Martínez? ¿Era o no era el mismo asesino, solo él mató a Luis Donaldo Colosio, o hubo más […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: