Guía Rápida para Identificar Patanes 2

 
 
Publicado el viernes 24 de mayo de 2013 en El Heraldo del Bajío.
 
 
¿Cómo les va? Yo todavía ando celebrando mi cumpleaños, pero mejor luego les cuento porque si no se les va a olvidar por completo la saga que teníamos pendiente antes que se cruzaran tantas celebraciones de mayo: dos años muuuy felizmente casada, el día de las madres en que nos lanzamos de superrápido al Distrito Federal, lo que sea que surja de aquí al mes de junio…
Así que el punto número uno era: ¿Tu galán se roba… tu maquillaje?
El número dos: ¿Tu prospecto está… muy urgido?
Si no saben de qué estoy hablando, o si quieren recordar estas dos joyas de la sabiduría popular, consulten la primera parte de esta serie en el link:
(Recuerden que casi todos los textos de esta honorable columna las encuentran de manera gratuita en la web de El Heraldo del Bajío, en las direcciones: http://heraldodelbajio.com/tag/jessica-montano-de-juarez, y http://heraldodelbajio.com/tag/jessica-montano)
Número tres: ¿Tu chico es un mantenido?
Porque igual y sus papás le pagan la escuela y él vive en casa y todo el rollo, okey, no hay problema. La bronca es cuando sus papás no tienen para darle y él anda ahí, dando lata.
–(voz de viejita que vive de la Pejepensión) No, m’hijito, no tengo para tus condones.
Tú con tu cara de trágame tierra, pero tu suegra sigue:
–Si quieres pídele a tu papá, o a tu hermano o a tu tío o a quien no le debas un dineral.
La neta da tanta pereza (por no usar ya saben qué palabra con hache) andar con alguien que no tiene varo y a quien siempre le tienes que estar pagando todo, pero da más flojera estar con alguien que sólo se espera a que sus papás le den y le den y le den, y nomás no mueve un dedo más que para estirar la manota.
Atención: también debes tener cuidado si tu chico te dice que tiene un bisnes y luego llega con una cantidad estúpida de dinero, o si aparece con un montón de celulares o de iPods o de cadenas de oro y anillos acá todo Ringo Starr, ya sabes, ¿no? Puedes estar saliendo con un delincuente y tú ni enterada. Ya si te advierte que tiene negocios turbios y tú aún así lo amas, pues cada quién.
Sólo recuerda las sabias palabras de tu abuelita…
Y este asunto del varo nos conduce a otro muy especial:
Número cuatro: ¿Tu chico te saca dinero?
Esto es muy molesto, especialmente cuando te das cuenta de que el tipo sólo te vio la cara, sí, pero te vio la cara de tarjeta de crédito o en forma de monedero o algo por el estilo, porque una cosa es que le prestes porque no le pagaron en su dizque chamba (¡OJOOO con los que se sienten di yeis!!!), ya sabes, tú que sales con puro artista o seudo; y otra muuuy distinta es que lo lleves al súper a comprarle su pasta de dientes y su desodorante y tú pagues con tu tarjeta de débito, tan fácil, al fin que tú sí trabajas y te depositan sin falta cada quincena…
Y tu novio bien, gracias, viendo el fútbol en la tele con una caguama en la mano mientras tú estás metida en el Metro desde las ocho de la mañana, y eso que a las ocho de la mañana ya se te hizo tarde y tu jefe te va a matar.
De verdad, niñas. Tengan mucho cuidado con esto de prestar dinero. Una se confía con que no hay bronca y son tus amigos y bla, pero ni te imaginas la de chascos que se lleva uno.
Número cinco: ¿Tu novio es esquizoide?
Ajá, esquizoide o rarito, pa’que me entiendas. Porque igual y desde el principio él te dio indicios de que era un tipo rarísimo, y tú lo pasaste por alto. Igual tus amigos te dijeron que él les daba miedo y tu familia te dijo que era un baboso bien zafado pero no, tú de inchi aferrada y aferrada con que te gusta y te vale que diga cosas medio psiquiátricas, como que… ¿siente tener varias personas dentro de su cuerpo? (Y tú con tu cara de ¿qué pex?)
Pasas por alto todo porque, tara ra ra rara: tu novio es un artista, ¡sí señor!, es músico o pintor o escribe su querido diario en cuaderno de niña; cualquier bicho raro por el estilo que se te ocurra. Lo justificas diciendo que tú también estás re loca y se van a llevar cool, se comprenderán taaan bien… Pues no, ni eme, lamento decepcionarte pero ni se van a llevar chido y mucho menos se van a comprender.
Si quieres puedes intentarlo, total, allá tú, no me hagas caso…
Número seis: ¿Tu novio es medio mariposón?
Ajá, mariposón, y lo digo sin ofender a la banda gay o bi porque tengo muchos amigos “de ambiente”; pero una cosa es ser gay y otra es que tu novio te salga con que es un  mariconcete. Aguantaste que robara tu maquillaje, pero luego te dice que en un juego de botella le tocó besar a su carnal Fulanito, el mismo machote que va en su salón y entrena lucha libre con él (te los imaginas bien abrazaditos sobre el colchón)… Y te da una enooorme lista de los tipos que ha besado en su vida, pero te dice que naaada que ver, que sólo le gustan las viejas y le dan asco los hombres. ¡Claro, claro! La pregunta es: ¿para qué demonios te lo cuenta? Y nel, tampoco tengo nada en contra de la bisexualidad, pero no se vale que te oculten las cosas o que sean hipócritas, porque luego te vas enterando de cada tontería que tal vez algún día balconearé.
Seguiremos con esta interminable lista de quejas en otra ocasión. Si acaso te lo preguntas, sí: todo lo que has leído es exclusivamente producto de mi imaginación, nada que ver con mis exes, mis historias de la Niña TodoMePasa NO están basadas en hechos de mi vida real…
…¿a poco no soy rebuena para mentir??? ¡Ja, ja ja!
 
 
¡Que tu hijo no pierda el año! Clases de regularización escolar. Todas las materias y niveles. Niños con problemas de conducta y/o aprendizaje. Informes: 044 477 700 3218.

Jéssica de la Portilla Montaño de Juárez

De vez en cuando reapareces. Esperas a que esté distraída, me acechas como un recorte amarillo que no sé de dónde saqué y entonces reapareces, sólo en ciertas ocasiones, precisamente cuando creo ya no extrañarte, me acompañas por breves instantes y de inmediato te disuelves, te haces espuma callada... Puede que siempre estés ahí y yo ni siquiera te note.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: