Creo que se me antoja algo de perspectiva

Perspectiva: Domingo 15 de Abril de 2007
3:21 de la tarde

Simplemente tengo ganas de seguir escribiendo. Ninguna cosa en particular. Debo todas las tareas de Poesía, la mitad de mi guión de Largometraje, por no hablar de la tesis que tengo que entregar en un mes… ¿Pero qué quiero escribir? Ni idea. Ayer estaba pensando en el cuento de los camellos, que se me ocurrió por una anécdota que me contaron sobre Egipto, pero no escribí nada. Debería estar haciendo tarea, falta un mes para graduarme de la escuela, pero no puedo concentrarme. ¡Qué raro! bla bla bla. Todo lo que escribí en mis vacaciones me parece de una simpleza absoluta. Y lo que entregué antes de irme, me aburre luego de tres líneas.

¿Qué sucede? Fin de semana de televisión e Internet basura: todo sobre Katie Holmes y Tom Cruise, Britney Spears y Fed-Ex, la biografía de Lindsay Lohan y de remate una película de las Gemelas Olsen (¿peor que eso? doblada al Español). Pereza mental… ¿Para qué pensar?, ¿en qué? No sé por dónde comenzar. Una pizza Cheesy Pops.

Sigo leyendo La historia interminable y Luces del Norte por ratos. Parece que estoy atrasada de noticias porque tiene unos tres meses que descubrí a Alessandro Baricco.
Estaba hojeando a La perfecta cabrona y me encontré con que hay que evitar “las maravillas de dos semanas”… ¡Ja! Si alguna vez he tenido novio, ha sido de ese tipo. No sé qué demonios leía ayer (¿un blog?, ¿un relato porno?), pero decía que “no por salir con muchos chicos, una es puta” o algo por el estilo, y La perfecta cabrona dice que no es lo mismo tener novio que salir con alguien…

¿Que qué pasó con el ex prospecto que besó a uno de mis “amigos, con o”? Lo previsto: regresó con su ex novia de siglos. Flojera.

También está el guapísimo de ojos de sueño, que terminó abriendo exactamente como yo esperaba.

Y de ahí en fuera, nada. Esta primavera me he portado bien :OP jaja.

¿Qué me preocupaba hace diez años? No tener plan para el fin de semana… Resultaba patético quedarse el sábado sin irse de antro, o algo por el estilo. Ahora tengo acceso a raves y festivales y demás, pero estoy demasiado cansada o con tarea que nunca hago.
Por fortuna, he llegado a la conclusión de que mis amores trágicos en realidad no fueron tales, sino que se trataba de una depresión cíclica, asociada a Insomnia, entre otras cosas.

¿Y todos esos poemas? Ahora los leo y son basura. Los versos en rima ya no convencen a nadie.

¿Los cuentos? Ni cómo arreglarlos, tendría que escribirlos de nuevo desde el principio.

A veces me pregunto si otras personas sienten curiosidad por el proceso creativo, por lo que pasa en la mente de un “escritor” antes de derramarse sobre la hoja en blanco, y también me pregunto si es normal sentirse un bicho raro, o no. Yo qué sé.

No es momento de ponerse filosófica, hoy es domingo y de seguro hay futbol en la tele, no está mi familia y hace un rato la Perruchis se metió corriendo del balcón porque le echaron agua a las plantas de arriba, y ¡zas!, le tocó baño.

Es divertido haber llegado hasta este punto, seguir buscando señales que me indiquen la ruta, regresarme de vez en cuando para admirar el paisaje y seguir, simplemente seguir adelante, con mi taza de té verde con arroz tostado y mi computadora inservible.

No he aprendido mucho en el transcurso de los años, pero cada vez me divierto más que antes.

“Si yo hubiera sabido todo lo que sé ahora”. La verdad es que debí nacer de veinte o de veintidós años porque me habría ahorrado tantos y tantos problemas. Acabo de descubrir que, en realidad, la vida puede ser tan sencilla…

Mejor me voy a trabajar un rato en el futuro Oscar, en el Pulitzer o en el Nobel.

Creo que se me antoja algo de perspectiva
Creo que se me antoja algo de perspectiva

Mamarazzi y Tarot Adivinatorio y Terapéutico te premian

¡Atención Mamarazzi!!! ¡Mamarazzi te premia!!!

A partir del lunes 10 de septiembre, Jéssica De La Portilla Montaño, Mamarazzi de una preciosa nena, nos estará haciendo un “en vivo” en donde nos leerá la predicciones de la semana para todas las mamarazzis.

Para celebrarlo, va a regalar dos lecturas de Tarot, una lectura de Tarot gratis terapéutica y otra adivinatoria.

La mecánica es la siguiente:

1. Comenta en esta publicación “Quiero participar” y etiqueta a tres amigas.

2. Dale like a la página de Mamarazzi.
3. Dale like a la página de Tarot adivinatorio y terapéutico y de pasada puedes seguirla también en Instagram https://www.instagram.com/eltarotmx

Listo, ya siguiendo estos pasos se te asigna un número.

El primer sorteo se hará cuando la página de fans de Tarot adivinatorio y terapéutico llegue a 500 likes (le faltan muy pocos), y la segunda cuando llegue a 1000.

¡Participen mamarazzis!

#SoyMamarazzi

Mamarazzi y Tarot Adivinatorio y Terapéutico te premian.
Mamarazzi y Tarot Adivinatorio y Terapéutico te premian.

Clases de regularización en León Guanajuato

Clases de regularización en León Guanajuato.

¡Aparta tu lugar! Tenemos agenda abierta para:

🎸Clases de guitarra y artes. Literatura para niños. Manualidades.

✍ Clases de regularización, todos los niveles y materias. Nuestro método permite que el alumno aprenda a aprender para que no requiera clases de regularización más adelante.

✍ Club de tareas. Lectoescritura para niños. Matemáticas.

🎈Problemas de lenguaje, dislalia, discalculia, dislexia, autismo, Asperger, retraso, hiperactividad.

⚖Asesorías legales según el nuevo sistema.

📋Actualizaciones, talleres y capacitaciones a empresas y escuelas.

Información de costos y horarios: hjltextos@gmail.com

Profesor Héctor Juárez Lorencilla, licenciado en: Leyes (La Salle Benjamín Franklin), Educación (Normal Cristóbal Colón), Relaciones Internacionales (UNAM). Desarrollador de proyectos educativos, conferencista y tallerista. Cuenta con 37 años de experiencia como docente, especialista en niños con problemas de aprendizaje. Resultados garantizados. Él te enseñará a aprender.

Facebook: Asesorías legales y educativas.

Visita su blog: Educación y leyes para todos.

Aniversario de novios número ocho con Héctor

Aniversario de novios número ocho…

Hoy cumplo años viviendo en León Guanajuato con Héctor Juárez Lorencilla, mi esposo. Celebramos siempre que se puede, y hoy toca agradecer por nuestro aniversario de novios número ocho.

He escrito tantas veces cómo fue que llegué aquí al Bajío, con ropa suficiente para solo tres días, exclusivamente para “conocer la ciudad” y reencontrarme con un buen amigo que apareció por primera vez hace ya veintiséis años y con quien hoy escribo mi destino.

Cuando me di cuenta ya estábamos comprometidos solo un día después de que volvimos a vernos luego de casi trece años de ausencia. Eso es amor de verdad, o qué =D

A los nueve meses ya estaba casada con el primer amor de mi vida. Y disfrutando de las nubes sin edificios, las estrellas sin smog, y ciento por ciento libre de la gripa que me daba cada semana sin falta desde que nací en la Ciudad de México.

Me encanta provincia. Desde que trabajo en casa leyendo las cartas de Tarot (y ahora con el nuevo servicio de lectura de ángeles y arcángeles, que funciona como oráculo pero más bien es terapia) he podido estar todo el día con mi hija Jéssica Aranza, y además retomé la carrera de Ingeniería en Gestión de Tecnologías de la Información en la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato UVEG.

Apenas este año he descubierto que el mundo está hecho de pequeños milagros que otros llaman magia.

Es sencillo manifestar abundancia siempre y cuando dejes atrás cualquier situación y persona que ya no funcione: relaciones de almas gemelas kármicas, amistades que no aman ni a su propia familia, vicios que hoy día se toman como inocuos.

Tal y como dice el libro El secreto, del cabalista Michael Berg, ser feliz es tan sencillo como hacer todo con ganas, con ánimo de dar y no de recibir, no como obligación sino por generosidad.

Y tal como dicen millones de fuentes, tener bendiciones es tan sencillo como agradecer cada día por los bienes y las personas con que contamos.

Por eso es que hoy quiero dar las gracias a quienes siguen leyéndome, a quienes me conocieron como chilanga y hoy me leen leonesa, a quienes han contratado una lectura de cartas o edición y corrección de textos, a mis alumnos de inglés y regularización, a quienes me dejan saludos y felicitaciones.

Y, por supuesto, el día de hoy agradezco a mi Ser Superior porque sigo viva, por demostrarme que existe a pesar de la opinión de desencantados y escépticos. A los ángeles que literalmente me han salvado de morir en más de una ocasión y que de paso me sacaron de situaciones horrendas y me alejaron de personas dañinas.

Agradezco a toda la gente que he conocido, incluso a quienes se portaron de lo peor, porque algo aprendí.

Agradezco sobre todo a quienes me han enseñado algo bueno, a quienes me han amado sin condiciones ni límite, empezando por mi señora madre y mi abuela.

Y, por supuesto, agradezco a mi esposo por haber cambiado mi existencia para mejor, por su infinita paciencia y por todo el amor que a diario me brinda.

Héctor: Feliz aniversario de novios número ocho.

Muchas gracias por estar conmigo, por trabajar a mi lado sin salir de casa, porque hoy somos nuestros propios jefes, por ayudarme cuando tengo clientes y tarea, por enseñar a leer a nuestra hija, nuestra actual alumna de lectoescritura.

Gracias por todas las maravillas que has hecho por nuestra casa, nuestro hogar. Por la suculenta comida que ya me hizo subir como cinco kilos en un mes.

Cuentas conmigo en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en el emprendimiento, en el trabajo en casa con tus alumnos de clases de regularización y clientes de asesorías legales.

Te apoyaré siempre en lo que sea que decidas porque lo mío es tuyo y viceversa.

No solo eres parte de mi vida: eres quien le ha dado significado a mi paso por esta tierra.

Un millón de gracias por nuestro aniversario de novios número ocho, por nuestro matrimonio de siete años, y por la niña loca de tres y medio que nos alegra cada día.

Te amo.

PD. Gracias por cocinarme el pozole verde con cabeza que estoy a minutos de saborearme.

A la deriva

A LA DERIVA

Jéssica de la Portilla Montaño.

Somos una ola que va a la deriva en la mente del otro. Eres un charco que hago un océano cada que respiro. Vamos a la deriva como una partícula de polvo en el viento. Sin dirección ni destino, como un remolino que arrasa recuerdos. Soy tu risa incómoda, la
travesura que nunca confiesas. Eres mi biografía, un momento cursi mirando a la Luna. Sigo esperando algún día mirar tu reflejo.

Haces olas y mareas, a la deriva. Yo lanzo piedras al charco que me traga hasta las rodillas.

Así vamos los dos, a la deriva, cada quien por su lado.

A la deriva, y en algún punto muerto tal vez nos encontramos.

No existe frase que no hayamos dicho, no existen sueños que no hemos soñado. Fuimos un accidente geográfico, un volcán extinto, un secreto olvidado. Eres personaje ficticio, jamás exististe, te inventé en mi insomnio.

Forrest Gump inverso

Forrest Gump inverso

Jéssica de la Portilla Montaño.

Eras lindo a lo Forrest Gump. No muy guapo, no muy feo, no brillante, no tan menso. Sonriente, muy sonriente, a veces sumiso y siempre correcto. Pero yo fui la única que te veía como si fueras lo máximo, aventurero y mediocre soñador en ciernes, un espécimen adorable y desconocido para bailar por primera vez con un hombre en un antro que terceras personas improvisaron sin drogas, sin alcohol y sin sexo.

Pronto me di cuenta de que cambias de gustos como otros cambian de pantalón. Casi diario te interesaba conquistar a otra, a cualquier otra chica, sin importar el que ella te quisiera o no. Ibas por ahí, dibujando caricaturas con rosas blancas de papel maché. Las palabras nunca se te dieron, así que guardabas las mías para exprimir su perfume, reciclar las ideas y plagiar mis sentimientos para otra chica, cualquier otra chica que en ese momento conquistara tu atención. Ibas por ahí, enredándote con cerdos de Guinea y lagartijas con lentes, durabas un par de días con tus nuevas mascotas antes de arrojarlas fuera de tu balcón. No eras malvado, solo un tanto indiferente.

Mientras tanto yo fui como Jenny, incluso antes de comprender mis motivos; pero en mi película jamás escapé porque en todas partes te veía y caminaba sin rumbo ni prisa pero siempre en continua búsqueda. Y conocí a millones de Forrest que me consolaron temporalmente, a muchos les hablé de ti y seguí caminando hasta encontrar otros brazos porque los tuyos siempre estaban ocupados.

Pasó la onda oscura, el paz y amor de visuales en tercera dimensión. Tú viviste tu mundo y yo viajé por el mío sin necesidad de moverme. En mi historia es Forrest Gump el que muere, no logra cosas notables ni conoció presidentes. En mi historia Jenny sigue viva.

Infame corazón – Liberto Guerrero

Infame corazón – Liberto Guerrero

He pasado los últimos mil años de mi vida deambulando como un espectro, o como su sombra, o como su feto: arrodillado, oculto, vencido y desollado. De mi pecho, cuando lo oprimo, salen ácaros y polvo nauseabundo, es un sitio deshabitado, un pueblo fantasma que subsiste de rencores ahogados con alcohol. Mi inteligencia, a falta de agua fresca, se volvió una flor marchita, sus aromas se desvanecieron y los pétalos que acompañaban mis palabras ya no llegan a mis labios, pareciera que se fueron a huelga y que solo habrán de volver cuando haya que adornar mi féretro por última vez. Y mi respiración, mi aliento, ese aire que escapa por las fauces, no puede ser otra cosa más que un débil pero sofocante viento del desierto. He vivido con miedo de levantar la voz y hacerme oír, de decir mi nombre letra por letra, aunque me sangre la lengua, y luego preguntar quién me conoce, hijos de puta; miedo de que la respuesta sea nadie, y terror también de que la respuesta sea todos. Todos conocen mi infame corazón. Me he escondido muchos siglos como un insecto bajo las piedras, o bajo el escritorio de las oficinas donde vivo, detrás de copas y copas de vino, o detrás de los archivos de un ordenador. A veces me corto las uñas y el cabello y salgo a las calles en una inútil búsqueda de sangre, de mi sangre, y de la sangre de mi sangre; pero ha quedado poco a poco salpicada en las paredes de este inframundo. Al final de la faena suspiro, contengo el llanto un momento, y después lloro por horas bajo las sábanas de mi ataúd. Por las mañanas me levanto a recoger el tiradero, azorado por el hecho de que aún queden restos de mí por amontonar, y agradecido de que cada día sean menos. Sigo adelante, consciente de que me limito a seguir los pasos que alguien más dejó estampados antes que yo. Alguien, quizá, con mejor suerte. O quizá no.

 

Más textos de Liberto Guerrero en:

http://anatomiaincorporea.todomepasa.com

Elba Esther Gordillo, santa patrona de los analfabetos ricos

Elba Esther Gordillo, santa patrona de los analfabetos ricos

Y que exoneran a la Elba Esther Gordillo.

Ya casi sueltan a nuestra leona dormida, a la inocente fierecilla domada que pasó un buen ratito encerrada entre cómplices y delincuentes que por una lana la atienden en su departamento de lujo.

Nuestra maestra favorita, la muñequita Chanel, maniquí y modelo de los nuevos ricos, santa patrona de los analfabetas de Latinoamérica, la que en cada hilarante vídeo muestran los vicios de lectura y lenguaje que arrastran las víctimas del sistema educativo en México.

En mi casa le tenemos especial cariño, pues gracias a su legado no nos falta leche con bolillo. A veces no nos damos abasto con tantos alumnos de clases de regularización en León Guanajuato cada que finaliza el año escolar o el semestre. Cada que llega un chavito de prepa o de secu que no se sabe a cuánto es igual dos por dos. Ahí es cuando Héctor y yo recordamos a a la grandiosa Elba Esther Gordillo y secuaces, máxima exponente del materialismo sindicalizado, esa que se pasea por todas partes con ropa bonita y cirugías faciales que la emparentan con Juan Gabriel, que en paz descanse.

Pronto estarás de regreso, amada Elba Esther Gordillo, cereza del pastel de la corrupción en México, crema y nata de las cochinadas y del batidillo político interno, causante de que las escuelas oficiales no tengan primer año de kínder, y de que los jardines de niños se dediquen exclusivamente a enseñar juegos y demás malabares. Mientras, tus aprendices educadoras tienen la vocación de exigir a las madres de familia que enseñen números y vocales a los chamaquitos que el día de mañana limpiarán parabrisas en una esquina cualquiera.

Bendita seas, Elba Esther Gordillo, gracias a ti la educación es un negocio donde quien menos importa es el dizque alumno.

Los ábacos se venden como pan caliente pero nadie sabe para qué son, las calculadoras permiten que en la tiendita de la esquina hagan cuentas sin usar los dedos ni la imaginación. Las monografías de héroes de la Patria se intercambian como estampitas de anime japonés, con historias igual de ficticias y tan infladas como tus pómulos y tu cuenta bancaria.

Mientras tanto el vulgo se pregunta por qué el país no avanza hacia adelante, cómo mover a México a donde sí nos convenga, por qué hay que vivir de las transas y por qué hay que dar mordida para absolutamente todo, incluyendo el terminar la primaria.

Gracias, Elba Esther Gordillo, por no reprobar a los burros, por dejarlos llegar a sus respectivas curules. Agradecemos nuestra presumible ignorancia mientras te das la gran vida, cortesía de quienes te pagan su cuota magisterial sin detenerse a leer de cuánto es el descuento en su nómina.

No tardes mucho, Elba Esther Gordillo, que ya me hartó el homóplato con h de los libros de texto de la SEP.

Amén.

Pedro Romo Moreno, pintor mexicano

Descanse en paz Pedro Romo Moreno, mi tío cocinero y pintor, el único hermano que le quedaba a mi abuela. Contrario a todas las historias impronunciables de hombres de mi familia, mi tío Pedro vivió quince años en mi casa y siempre fue bueno conmigo.

Recuerdo su restaurante Capri, el departamento donde brinqué en su cama viendo Estrellas de los 90 (¿o Estrellas de los 80?), el gato que lo adoptó y la pintura que hizo de mi perra Cosita.

Descanse en paz, al fin puedes hacerlo.

Cuida mucho a mi abuelita Guadalupe, que ya es la única hermana que queda de los ocho hijos que tuvo mi bisabuela Rafaela.

Predicciones semanales de Tarot, agosto 2018, salud dinero amor

⭐️🌙Tarot. Amor, dinero, trabajo, salud. Aclaro dudas.
🇲🇽León Gto. Videollamada, chat, teléfono, llamada de voz.
✝ Terapia de ángeles a precio de regalo para clientes.
🚫 NO HAGO AMARRES, NO hago trabajos, NO hago limpias, NO vendo nada. No caigas en estafas, en León no se consiguen los materiales. Detecto si te han hecho algo y te digo cómo romperlo tú mismo.
✍La oferta del mes: tirada de la clave del éxito, 200 pesos. Te digo qué te gustaría lograr, qué te impide conseguirlo, cómo te bloqueas de forma inconsciente, y la clave que abrirá la puerta de tu éxito.
🙏🏻 En la sección opiniones y recomendaciones de mi página de Facebook (https://Facebook.com/eltarotmx) encuentras comentarios de algunos clientes, y de igual forma puedes dejarme tu calificación.

Ansiedad – Jéssica de la Portilla Montaño.

ANSIEDAD

Daría lo que fuera, lo mucho o lo poco que tengo, lo que aún me queda con tal de que me consueles una vez más, con tal de poder recurrir a ti cada que necesito una salida que otros tachan de sencilla, una simple forma de olvidar que se supone que ya maduré, que ahora sí tengo responsabilidad que cumplir.

Sólo desearía elegir una vez más cómo es que quiero caer y con qué, el arma que utilizaré para seguir mutilando mis entrañas y también mi cabeza. ¿Por qué de pronto es tan complicado hacer lo que debo, y no lo que necesite para fingir no sentir?

Quisiera perder el sentido del tacto. Ansiedad.
Ahora es cuando extraño esa única mañana o tarde en que desperté de anestesia: no recuerdo si acaso soñé, pero sí que fue lindo no saber dónde estaba ni quién era. A veces extraño el derecho a estar deprimida y sin esperanza, llorar porque pasa una mosca y porque tengo que matarla para que nadie más lo haga.
Quisiera tanto tenerte de nuevo en una cajita secreta, poder mirarte y que la boca se me haga agua porque no quiero tocar, no porque de antemano sé bien que de nuevo echarás a perder mis esfuerzos de ser una persona normal, de ser quien no dependa de nada ni nadie. En cuanto te desaparezco reniego de ti, yo misma soy quien tira a la basura tus pocos restos que guardé para devorar cuando en serio en serio me hicieras falta, para atascarme otra vez hasta perder la razón. Ansiedad.
Yo que rogué volverme loca porque creí que era mejor que sentirme así, Dios, mi “distimia de adolescente” que me sirvió para tres cosas. ¿Por qué carajos comencé a escribir sobre esto si lo que menos deseo es recordar?
Claro que te agradezco por haber hecho humo los últimos diez años o más, ya no sé, hay miles de sucesos difusos que se perdieron en alguna zona de mi neblina mental. ¿Qué caso tiene hacer nada si nuevamente llegaré a este punto en que quisiera no ser, no estar, morirme una semana como decía Sabines?
Y sé que justo es ahora cuando debo ser fuerte y no dejarme llevar por el ansia que aún me provocas tú y todo lo que se parezca a ti. Da igual, simplemente da igual porque quiero buscarte cuando estoy triste o porque tengo algo que celebrar, porque quiero aventar el mucho o poco dinero que tenga con tal de sobornarte, con tal de que ya no me dañes y que todo sea como antes, cuando comencé. Nunca creí que se cumplirían las nefastas profecías ajenas, que en verdad ibas a resultarme peor que mi enfermedad; nunca creí que esas obvias verdades son negadas sólo por quienes no saben lo que es estar en el fondo del agujero y con ganas de que te caiga el piano de la caricatura Acme.
Poco a poco comprendo (¿ya para qué?) que mi necedad de ti es una idea que yo solita creé, me tragué una mitología donde eres algo milagroso que me curará de cualquier mal pero no, no fue así. Han sido al menos ya seis veces en que no la veía llegar y sin embargo estoy aquí, lamentando pendejadas como el no ser valiente, lamentando cada una de mis quejas siendo que existen otros más jodidos y con más mierda irreversible que cargar. ¿Cuántos años llevo ya tratando de superarte, de hacerme la ilusión de que no fuiste más que alegría artificial que no pude atrapar para mí?
Sólo debo dejar que transcurran veintisiete horas, sobrevivir día tras día agradeciendo porque puedo abrir los ojos aunque vea borroso entre lágrimas idiotas. Mientras seguiré riendo anónimamente de quienes caen en tu misma trampa, de quienes no escarmienten en cabeza ajena habiendo cientos de películas que hablan de que sólo hace falta pisar una cárcel, maldita sea por siempre mi obsesión de ti. Sólo la cárcel y una tumba sin lápida para que nadie se burle porque terminé ahí, como antes tanto soñé.
¿Por qué son tan críticos los primeros días, los primeros meses? Ni siquiera eres tú, hace tiempo me di cuenta de que sólo me gustas durante un tiempo límite. Ya me da igual si te sustituyo y froto la primera lámpara de Aladino que aparezca frente a mí. Nunca tuviste sentido, sólo desperdicié mi tiempo acosándote, googleando información sobre ti cuando ya la sabía de memoria. Por eso espero no volver a abrir mis venas para encajarte a la fuerza, aunque no me atreva jamás a desgarrarlas de nuevo por más berrinches insoportables que haga.
Yo que te elegí por sobre todas las cosas, carajo, yo que dejé mi vida por un objeto inanimado que olvidó su alma para que yo me perdiera en esta ansiedad cuesta abajo que no termina, no termina…

Vidas pasadas del cantante Luis Miguel Gallego Basteri. Tarot Adivinatorio y Terapéutico.